Contacto


Teléfono:3015445734

Email:brauliodlt@yahoo.com

Web:

UN EVANGELIO SIN MANCHA Y SIN ARRUGA

  LA PERSONA DEL ESPIRITU SANTO

 

 

Esta primera parte de nuestro trabajo investigativo abarca en esencia al Espíritu Santo de Dios  como tal, lo tocante a su personalidad y deidad, lo que no es, seguido de su obra en la nación de Israel; en los  reyes, profetas y sacerdotes, sus símbolos tanto en el Antiguo como Nuevo Testamento. Sus títulos, sus nombres, los dones, el fruto, la regeneración por la cual de una creatura sin salvación genera un creyente, la santificación, la llenura, su accionar en la iglesia etc, todo con la  abundante evidencia bíblica para probar todo lo que aquí se desarrolla.

 

 

Qué No Es El Espíritu Santo

 

 

Desde el punto de vista bíblico la pregunta está bien formulada, ya que el interrogante mismo, su forma y manera nos deja entrever la esencia de la misma, la que nos indica la negación del Espíritu Santo como una cosa, como un simple algo o un eso.

 

Rechazamos con el conocimiento sano, adecuado y serio  de la palabra de Dios, que el Santo Espíritu no es un algo neutro o carente de vida, que no es una fuerza inerte o activa como erradamente lo afirman los sectarios testigos de Jehová.

No es un poder impersonal, o una energía,  no es una simple emanación de Dios o una radiación como lo quieren ver otros tantos.

 

Una de las verdades que quedara evidenciada de una manera contundente en este trabajo investigativo es que el Espíritu Santo no es una cosa, es una persona, no en la misma manera que lo entendemos cuando hablamos de seres humanos ya que él es Dios sin lugar a dudas, es más bien para indicar y dejar demostrado que tiene personalidad lo cual incluye voluntad, sentimientos, sabiduría infinita. El Espíritu Santo en la Trinidad junto al Padre y al Hijo en la esencia de Dios está al mismo nivel de gloria, deidad, poder y exaltación. Que tanto como el Padre como el Hijo tiene poder y protagonismo en las grandes obras que competen al universo, a la humanidad y a la obra redentora divina. Siendo esto así cabe entender primero la negación que hacemos de las afirmaciones dañinas y sin bases de los sectarios en contras del Espíritu Santo y el deseo no solo en este aparte del trabajo sino a lo largo y ancho del mismo de exaltar al Espíritu de Dios, de conocer y defender el lugar que el cómo Dios se merece.

 

 

¿Quién Es El Espíritu Santo?

 

 

Personalidad del Espíritu Santo

 

 

Al formular la pregunta ¿quién es el Espíritu Santo? lo que queremos  afirmar de salida es que el Espíritu Santo  es una persona, porque de creer lo contrario nuestro interrogante primero sería, qué es el Espíritu Santo, lo cual indicaría implícitamente que es una cosa, o algo.

 

Decir que es una persona no se debe entender como si fuera humano, como si fuera una creatura, es más bien para señalar que posee inteligencia, voluntad, sentimientos, entre otras cosas.

 

La Biblia no revela al Espíritu Santo como una energía, un eso una fuerza, poder o cosa abstracta sino como un Él usando el pronombre personal en este caso así el Espíritu Santo es una persona.

 

La personalidad incluye inteligencia, voluntad, e individualidad. Una persona actúa con intencionalidad con claros propósitos trazados.

 

 

¿Qué Nos Testifican Las Escrituras Para Demostrar Que El Espíritu Santo Es Una Persona Y No Una Fuerza Inerte? 

 

 

Cuando las Escrituras utilizan pronombres personales para el Espíritu Santo, lo hacen en pasajes que no son poéticos sino narrativos y didácticos,  por ejemplo en Hechos 13:2: Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. Notamos aquí el uso de las palabras Apartadme y He atribuidas al Espíritu Santo. Notamos, también, al pasar, que en este texto el Espíritu Santo habla y da instrucciones inteligibles e intencionales. Observamos un caso similar en Juan 15:26: Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, Él dará testimonio de mí. Aquí Jesús se refiere al Espíritu como quien y como Él.  Hay un pronombre directo con un título personal, el Espíritu de verdad Si el escritor pretendía que el Espíritu fuera concebido como una fuerza neutra impersonal, no habría razón para usar el pronombre masculino Él en una combinación tan cercana con un sustantivo neutro, esto resulta más claro  en Juan 16:13:  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

 

Espíritu Santo se relaciona con nosotros como una persona. Nos hace cosas y hace cosas para nosotros, cosas que normalmente asociamos con una actividad personal. Nos enseña nos conforta nos guía, nos anima. La manera en que el Espíritu conforta, guía, enseña, es una manera personal. Mientras Él lleva a cabo estas tareas, la Biblia describe su actividad implicando inteligencia, voluntad, sensaciones, y poder. El Espíritu escudriña, selecciona, revela, y amonesta, simple y llanamente porque no es una fuerza inerte como algunas sectas e ideas racionales lo quieren hacer creer.

 

El Espíritu Santo tiene emociones: se contrista o entristece Efesios 4:30  Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

 

Se habla del amor del Espíritu santo Romanos 15:30 Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí a Dios. Se enoja Isaías 63:10  Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos.

 

El Espíritu Santo tiene inteligencia infinita conoce y escudriña las cosas de Dios 1 Corintios. 2:10-11 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.  Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.  Isaías. 11:2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.  Efesio 1:17  para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él.

 

El Espíritu Santo enseña a los seres humanos: 1Corintios. 2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.

 

El Espíritu Santo enseña  a los creyentes Juan. 14:26  Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.

 

El Espíritu Santo tiene Decisiones: Da los dones según su voluntad. 1Corintios 12:11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

 

El Espíritu Santo testifica de Cristo Juan. 15:26.  Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

 

El Espíritu santo mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios Romanos. 8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

 

El Espíritu Santo guía. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios Romanos. 8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

El Espíritu Santo convence Juan. 16:7-8.  Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no m e  f u e r e,   e l   Consolad o r   no    vendría   a   vosotros mas   si   me   fuere,   os   lo   enviaré.   Y   cuan d o   é l  venga, convenced al mundo de pecado, de justicia y de juicio.

 

El Espíritu Santo lucha contra la maldad humana. Génesis 6:3  Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

 

El Espíritu santo indica, señala y dirige a los hombres Hechos. 8:39. Hechos. 13:2.

Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro El Espíritu santo realiza milagros. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió su camino gozoso El Espíritu Santo llama para servicios especiales. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado El Espíritu santo envía para el servicio cristiano. Hechos. 13:4.

 

Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. El Espíritu santo intercede por los creyentes Romanos. 8:26  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

 

Estas son acciones que no podrían ser realizadas por un algo impersonal, sino que tienen que ser realizadas justamente por un ser personal.

El trato y las referencias que se hacen del Espíritu son  atributos de  personalidad en este caso para indicarlo con respecto al El Espíritu Santo esto resultara ilógico si no poseyese una verdadera personalidad.

 

Al Espíritu se le puede obedecer Hechos, 10:19-21. Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende, y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado. Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio, les dijo: He aquí, yo soy el que buscáis.

 

Al Espíritu se le puede mentir Hechos. 5:3. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?

Al Espíritu Santo se le puede resistir (no debe) Hechos.7:51. Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre el Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.

 

Al Espíritu Santo se le puede anhelar y amar Salmos. 51:11. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu.

 

Al Espíritu Santo se le puede blasfemar (no debe) Mateo. 12:31-32 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada   A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

 

Al Espíritu Santo se le puede hacer afrenta (no debe). Hebreos 10:29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviera por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere Divinidad del Espíritu Santo.

 

 

DIVINIDAD DEL ESPIRITU SANTO

 

 

Según las Escrituras, el Espíritu santo es Dios, por representar todo lo de Dios; es omnipotente, porque desempeña un papel en la creación Génesis. 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

En la providencia Salmos 104:30 Envías tu Espíritu, son creados,
Y renuevas la faz de la tierra, y en la concepción sobrenatural de Jesús Lucas. 1:35  Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. En la regeneración  Tito 3:5  nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, en el dotar a cada cristiano de  dones espirituales 1 Corintios 12:4-6,11 Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo.


Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.  Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero todas estas cosas las hacen uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.
 

 

La Biblia representa tan claramente al Espíritu como el Dios verdadero y único con todas y cada una de sus características divinas, en torno a eso su deidad ha sido pocas veces rechazada por quienes están de acuerdo en que Él es una persona sin lugar a objeciones.

Es innegable que  han  existido muchas disputas concernientes a la pregunta de si el Espíritu es una persona o una fuerza impersonal, una vez que se admite que Él es verdaderamente una persona, el hecho que nos indica que es  divino encaja fácilmente. Esto no es demasiado sorprendente; después de todo, el Espíritu, dado que nunca ha asumido una forma humana como lo hizo el Hijo, no podría ser “simplemente un ser humano”, que es lo que muchas herejías dicen acerca de Jesucristo. Un Espíritu debe, obviamente, ser un ser espiritual .En la Escritura encontramos alusiones  frecuente a la deidad del Espíritu Santo. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, lo que se dice de Dios es dicho también del Espíritu de Dios. Las expresiones Dios dijo y el Espíritu dijo son intercambiadas repetidamente. Se dice que la actividad del Espíritu Santo es la actividad de Dios.

 

En Hechos 28:25 pablo nos indica que el espíritu santo habla y lo indica diciendo: Bien habló el Espíritu Santo a vuestros padres por medio de Isaías el profeta. Aquí, el Apóstol atribuye el hablar de Dios al Espíritu Santo es decir une ambas ideas para indicar o identificar al Espíritu como al mismo Dios.

 

Del mismo modo, el Apóstol declara que los creyentes somos el templo del señor porque el Espíritu Santo mora en nosotros Efesios 2:22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu; 1 Corintios 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Romanos8:9-10. Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

 

Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.  Si el Espíritu Santo mismo no es Dios, ¿cómo podríamos ser adecuadamente  llamados el templo de Dios? El hecho que sea  el Espíritu Santo quien  mora en nosotros ya lo cataloga inmediatamente como Dios, ¿porque quien sino Dios es quien habita en el cristiano?

 

A lo largo de la Escritura, el Espíritu Santo es identificado con Dios mismo, no simplemente  señalado como un representante comisionado por Dios. En Hechos 5:3-4 encontramos la siguiente declaración Pedro dijo: Ananías, ¿por qué ha llenado Satanás tu corazón para mentir al Espíritu Santo, No has mentido a los hombres sino a Dios. Vemos aquí una realidad incuestionable: Una mentira dirigida al Espíritu Santo es una mentira dirigida a Dios mismo. Cristo y los apóstoles describen repetidamente al Espíritu Santo como Uno que posee perfecciones y atributos divinos. La blasfemia contra el Espíritu Santo es considerada como el pecado imperdonable. Si el Espíritu Santo no fuera Dios, sería extremadamente improbable que la blasfemia contra Él fuera considerada imperdonable.

 

El Espíritu Santo es omnisciente. Él lo sabe todo. Vemos aquí al Espíritu poseyendo un atributo de Dios. La omnisciencia es una marca de la Deidad, no de las criaturas. Las criaturas están limitadas por el tiempo y el espacio. Estos límites imponen una restricción sobre el alcance del conocimiento que poseen. Pablo declara: El Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios. 1 Corintios 2:10-11 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.


Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.

 

El Espíritu Santo es omnipresente. Salmo 139:7-8  El salmista dirige una pregunta retórica ¿Adónde me iré de tu Espíritu, o adónde huiré de tu presencia? Si subo a los cielos, he aquí allí estás tú; si en el Seol preparo mi lecho, allí estás tú. En este pasaje, que la presencia del Espíritu Santo es identificada con la presencia de Dios. Donde está el Espíritu, allí está Dios. La pregunta  nos lleva a entender que nadie absolutamente nadie puede aunque así lo desee  estar fuera o lejos del alcance de la presencia del Espíritu Santo, ya que él es omnipresente como Dios que es.

 

Por lo visto en los pasajes anteriores El Espíritu Santo sin lugar a dudas está en todas partes como omnipresente que es.

 

Nuevamente hay que confirmar que tales  atributos pertenecen al ser de Dios y no son compartidos por las criaturas. Ni aun los ángeles, siendo seres espirituales, tienen la capacidad de estar presentes en más de un lugar al mismo tiempo.

 

Aunque los ángeles, incluyendo al ángel caído Satanás, son espíritus, son espíritus finitos. Ellos siguen estando atados por el espacio y el tiempo. Pertenecen al orden de las criaturas. Ningún ser creado es omnipresente como si lo es Dios.

 

El Espíritu Santo es omnisciente, omnipresente, y eterno. Jamás hubo un momento en que el Espíritu de Dios no existiera. El Espíritu Santo es además omnipotente, todopoderoso. En la Escritura, notamos que el Espíritu opera mediante obras especiales que son la clase de obras que sólo Dios puede llevar a cabo. Vemos esto tanto en la obra de creación como en la obra de redención. Cuando pensamos en la obra de creación, normalmente pensamos en ella en cuanto a  la actividad de Dios el Padre. Sin embargo, una mirada minuciosa a la Escritura nos revela que la obra de creación es atribuida a las tres personas de la Divinidad. Mientras describe al Cristo pre encarnado, el Verbo, el Logos, Juan declara: Todas las cosas fueron hechas por medio de Él, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Juan 1:3. Pablo repite esta enseñanza de Juan cuando escribe: Porque en Él fueron creadas todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; ya sean tronos o dominios o poderes o autoridades; todo ha sido creado por medio de Él y para Él. Y Él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen. Colosenses 1:16-17.

 

Del mismo modo, la Biblia incluye al Espíritu Santo en la obra de creación: En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Génesis 1:1-2 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.


Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

La actividad del Espíritu Santo en la creación es mencionada o aludida frecuentemente en la Escritura. El salmista declara: Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra. Salmo 104:30.

Job, asimismo, declara: El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida. Job 33:4.

 

El Espíritu Santo es el autor de la vida y de la inteligencia humana  Job 32:8 Ciertamente espíritu hay en el hombre y 35:11 Que nos enseña más que a las bestias de la tierra,  Y nos hace sabios más que a las aves del cielo?

 

Él es la fuente de poder para la concepción de Jesús en el útero de María. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso lo santo que nacerá será llamado Hijo de Dios. Lucas 1:35. El Espíritu Santo ungió profetas, jueces y reyes con poder de lo alto. Ungió a Jesús para su ministerio. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo es la fuente de poder para la resurrección de Cristo de entre los muertos .Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros Romanos 8:11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

 

El Espíritu exhibe poder para efectuar cosas que sólo Dios puede hacer. Hablando de la relación de Dios con Abraham, Pablo escribió: Como está escrito: Te he hecho padre de muchas naciones, delante de aquel en quien creyó, es decir Dios, que da vida a los muertos y llama a las cosas que no son, como si fueran. Romanos 4:17 como está escrito: Te he puesto por padre de muchas gentes delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen.

 

Generar vida a partir de la muerte y crear algo a partir de la nada requiere el poder omnipotente de Dios. Ninguna criatura puede producir algo a partir de la nada. Ninguna criatura puede generar vida a partir de la muerte. Ninguna criatura puede, tampoco, reavivar un alma que está espiritualmente moribunda. Todas estas acciones requieren el poder de Dios. Todas estas cosas pueden ser y son realizadas por el Espíritu Santo.

 

En el Nuevo Testamento leemos que el Espíritu mora en los creyentes, y él que ha hecho que los cristianos sean tantos en número no le impide estar presente en cada uno de ellos. Si Hebreos 9.14 afirma que Cristo se ofreció a sí mismo mediante el Espíritu eterno, es decir el Espíritu Santo, entonces estamos ante un pasaje que atribuye al Espíritu la cualidad divina de eternidad.

 

El unir simplemente el nombre del Espíritu Santo con los nombres del Padre y del Hijo como en la gran comisión Mateo. 28.19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo o en la bendición apostólica 2 Corintios 13:14   La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros Amén. Esto muestra  que se coloca al Espíritu en el mismo nivel que las otras dos Personas y, por consiguiente, se le considera como divino. Sería sumamente ilógico unir el nombre de un ser creado con el de la Divinidad en expresiones tan estrechamente colocadas.

 

El hecho de la divinidad del Espíritu Santo es importante para la iglesia. Si no fuera Dios, no podría llevar a El Espíritu Santo y la Trinidad a cabo su obra maravillosa en la creación, en la redención,  ni su obra de autoridad en la inspiración, ni su obra iluminadora en la mente del hombre ya que esto solo le compete única y exclusivamente a  Dios.

 

 

NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO

 

 

Espíritu de Dios

 

 

Con este nombre se indica claramente que el Espíritu Santo es sin lugar a dudas Dios, y por lo tanto tiene todos los atributos de la divinidad que mostraremos nítidamente.

 

Romanos 8:9,14 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios; 15:19 con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. 

 

1 Corintios 6:11 Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

 

Génesis 1:2: Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 

 

1 Samuel 10:10: Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos.

Job 33:4: El Espíritu de Dios me hizo, Y el soplo del Omnipotente me dio vida.

 

Ezequiel 11:24: Luego me levantó el Espíritu y me volvió a llevar en visión del Espíritu de Dios a la tierra de los caldeos, a los cautivos. Y se fue de mí la visión que había visto.

 

Mateo 3:16: Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.


Mateo 12:28:
 Pero si yo por el Espíritu de Dios hecho fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.


Romanos 8:9:
 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

 

Romanos 8:14: Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

 

1 Corintios 3:16: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

 

1 Corintios 12:3: Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.

 

1 Juan 4:2: En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;

 

 

Espíritu de Jehová.

 

 

Este nombre refleja el hecho que el Espíritu Santo obró con gran poder y autoridad entre el pueblo de Israel, la verdad del Espíritu no es nueva, o una doctrina inventada recientemente por hombres.

 

Jueces 14:6: Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.

 

1 Samuel 16:13: Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

 

Isaías 11:2: Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

 

Isaías 63:14: El Espíritu de Jehová los pastoreó, como a una bestia que desciende al valle; así pastoreaste a tu pueblo, para hacerte nombre glorioso.

 

Miqueas 3:8: Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.

 

 

Buen Espíritu. 

 

 

Este nombre nos indica una hermosa faceta del espíritu santo, lo que tiene que ver con su bondad, con su cuidado por el pueblo de Dios, en este caso refiriéndose a Israel pero esa mismo cuidado y ternura es la que siente por la verdadera iglesia de Jesucristo hoy en este mundo, en este tiempo.

 

Nehemías 9: 20 Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.

 

 

Espíritu de Cristo.

 

 

Quien es el Espíritu de Dios, quien es el Espíritu de Jehová, es también el Espíritu de Cristo, es decir, que no son tres diferentes, sino mas bien es uno, que obró en Jesucristo en la tierra, pero que ahora también lo hace en la dispensación de la gracia, en la iglesia.


Romanos 8:9: Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

 

1 Pedro 1:11: escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

 

 

Espíritu de la promesa

 

 

Este nombre nos recuerda el hecho que Jesucristo antes que el Espíritu viniera, ya lo había anunciado, lo había prometido a sus discípulos y no solo a ellos sino a todos los creyentes en cualquier época y lugar del mundo.

 

Gálatas 3:14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

 

Efesios 1:13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.

 

 

Espíritu de santidad

 

 

Este maravilloso nombre es en si el nombre por el cual el Espíritu de Dios es más conocido; Espíritu Santo, porque el nombre del Espíritu es Santo, ahora bien al ser el santo y ser este su nombre, cabe entender que el llena de santidad a todo aquel en que el mora, como el creyente y como la verdadera iglesia de Jesucristo. 

Romanos 1:4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos.

 

 

Espíritu del Señor 

 

 

Señor es otra manera de referirse a Dios; a Jehová o al señor Jesucristo, así como al mismo Espíritu Santo.

 

Lucas 4:18: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;  Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;  A pregonar libertad a los cautivos,  Y vista a los ciegos;  A poner en libertad a los oprimidos;

 

Hechos 5:9: Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.

 

Hechos 8:39: Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

 

2 Corintios 3:17: Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

 

2 Corintios 3:18: Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

El Espíritu de vida

 

 

La vida a la que hace referencia este nombre es nada más y nada menos que la vida eterna, la vida espiritual, la salvación del muerte espiritual, del pecado, de la maldición y de la condenación.

 

Romanos 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

 

 

Espíritu de adopción

 

 

Ningún humano por naturaleza es hijo de Dios eso solo le pertenece a Jesucristo, sin embargo por la muerte redentora de Jesús los creyentes y por la acción del Espíritu Santo venimos a ser hijos de Dios y esto es por adopción, pasamos de ser creaturas a ser hijos del Señor.

 

Romanos 8:15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!

 

Gálatas 4:6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!

 

 

 

Espíritu de verdad

 

 

La verdad solo está en Dios y en nadie más Él no las otorga por el conocimiento de las Escrituras, por la revelación de su gloria y de su persona a todos los creyentes, el Espíritu de Dios que mora en los cristianos nos da a conocer esas verdades eternas del Señor en la medida que le creamos, que perseveremos y le seamos fieles.

 

Juan 14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

 

 

Espíritu de gloria

 

 

El Espíritu de Dios es el espíritu de gloria por el que el señor obró, obra y obrará en su pueblo, por Él  muestra su poder, ejecuta sus grandes obras, sus prodigios.

 

1 Pedro 4:14. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.

 

 

 

Espíritu del Padre

 

 

Retomando lo ya escrito, sobre el hecho que el Espíritu de Dios es el mismo Espíritu de Jehová, el mismo espíritu de Cristo, también es conocido por ser el Espíritu del padre, claro está que este nombre también nos muestra la parte fraternal que nos une con Dios a él como un padre ya nosotros como hijos del eterno. Mateo 10:20 Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.

 

 

SÍMBOLOS DEL ESPÍRITU SANTO

 

 

Agua.

 

 

Representa la vida, la vida de Dios en el creyente, que fluye como lo hace el agua en especial si se refiere a un río y más si está vivo como es el indicativo del Espíritu Santo, con su podre regenerador y transformador que lleva a un verdadera conversión a Dios.  Juan 7:37-38. En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

 

El Espíritu Santo produce la vida espiritual en el cristiano. Juan 4:10-14. Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. 
La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva?


 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?


Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;  mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

 

Dios otorga al cristiano el derecho de beber de la fuente de agua de vida. Apocalipsis 22:17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.

 

 

Fuego.

 

 

Es un claro símbolo de la presencia de Dios igualmente de su poder como de la santidad de Dios. 

 

Éxodo 3:2-6 Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.

 

1Reyes 18:38 Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.

 

Juan Bautista anuncio a Cristo como el que bautiza en el Espíritu Santo y fuego.

 

Lucas 3:16 respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.   Espíritu del cual Jesús dirá: He venido a traer fuego sobre la tierra.

 

Lucas 12:49. Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? Bajo la forma de lenguas como de fuego como el Espíritu Santo se posó sobre los discípulos la mañana de Pentecostés y los llenó de él.

 

Hechos 2: 3-4 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.


Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. 
 El simbolismo del fuego como uno de los más expresivos de la acción del Espíritu Santo.

 

 

Aceite.

 

 

Toda persona, o cosa, o lugar ungido con aceite significa apartado para Dios.

Los profetas reyes y sacerdotes eran ungidos con aceite, lo mismo que el tabernáculo y todo lo que contenía, cuando hubo templo se hizo lo mismo con aceite.

 

Éxodo 25:6: Aceite para el alumbrado, especias para el aceite de la unción y para el incienso aromático.

 

Éxodo 30:25: Y harás de ello el aceite de la santa unción; superior ungüento, según el arte del perfumador, será el aceite de la unción santa.

 

Éxodo30-31: Ungirás también a Aarón y a sus hijos, y los consagrarás para que sean mis sacerdotes. Y hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Este será mi aceite de la santa unción por vuestras generaciones.

 

1 Samuel 16:13 Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

 

2 Corintios 1:21 Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios.

 

1 Juan 2:20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y conocéis todas las cosas.

 

1 Juan 2:27Pero la unción que vosotros recibisteis de él permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe; así como la unción misma os enseña todas las cosas, y es verdadera, y no es mentira, según ella os ha enseñado, permaneced en él.

 

 

Sello.

 

 

El sello fue y es usado para indicar y asignar quien es el dueño de algo ó de alguien, para saber la pertenencia.

El padre en su amor nos ha sellado no con cualquier sello sino con su sello personal, el Espíritu santo. Efesios 1:13-14 en él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 
que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

Aparte  de identificar, los  sellos han tenido el uso de guardar la calidad y seguridad de algo en contra de las contaminaciones, alteraciones, o descomposiciones.

 

Cuando somos sellados indica que Jesucristo nos compró y el Padre nos ha aceptado como hijos y seremos llevados a la redención eterna.

 

 

El Dedo de Dios.

 

 

Es uno de los símbolos más interesantes y uno de los menos mencionados, en este caso el Espíritu Santo significa la autoridad de Dios en la vida de Jesucristo y esto se ve mucho en especial cuando Jesucristo echaba fuera demonios, cuando hacia los grandes portentos de parte del señor, pero de la misma manera Jesucristo sigue obrando hoy a través de su pueblo, de sus ungido, de sus siervos para mostrar su poder al mundo.

 

Lucas 11:20.   Más si por el dedo de Dios hecho yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros.

 

Si la Ley de Dios ha sido escrita en tablas de piedra por el dedo de Dios Éxodo 31:18 Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas con el dedo de Dios.

 

La carta de Cristo entregada a los Apóstoles está escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón 2 Corintios 3:3 siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.

 

 

Paloma.

 

 

La paloma tiene un particularidad y es que no se posa sino donde todo es paz y tranquilidad, el espíritu santo llega para formar el carácter moral de Cristo en el creyente, Palomas son gentiles Cantares 2:14 Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, 
Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz.

 

Observemos importantes cualidades de las palomas que nos puedan hacer entender mejor este símbolo. Moran en sitios  y con otros que no son violentos, tenso, y conflictivos. Son seres de paz  Génesis  8:8-12.  Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.


Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.  Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.  Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.


Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él. Se han mostrado las flores en la tierra. El tiempo de la canción ha venido,

Y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola.

 

Tienen sencillez Mateo 10:16 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. En esta forma descendió el espíritu sobre Cristo en su bautismo Mateo 3:16; Juan 1:32. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

 

También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.

 

 

Arras.

 

 

El fruto del espíritu santo en nuestras vidas es la evidencia de las arras que de Él y de nuestra salvación Dios nos ha dado. Las arras son algo así como una cuota inicial de todas las herencias que en Cristo tenemos como hijos y la gloria que experimentaremos en la eternidad.

Efesios  1:14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

2 Corintios 1:22 el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones.

 

2 Corintios5:5   Más el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu.

 

 

 LA ACCION PODEROSA DEL ESPIRITU SANTO EN EL ANTIGUO PACTO O ANTIGUO TESTAMENTO

 

 

Ya hemos visto como el Espíritu Santo obró poderosamente en la creación de la tierra, en el perfecto ordenamiento de esta, y sabemos sin dudas que  todo esto compete a lo que comúnmente llamamos el Antiguo Testamento, es decir la primer parte de nuestra Biblia, a lo que ahora queremos referirnos es a la acción que tiene que ver con el pueblo de Israel colectivamente, pero también en hombres específicamente hablando, tales como los profetas, sacerdotes y reyes.

 

Examinaremos de igual modo como el Espíritu de Dios es referenciado en los diversos libros del antiguo testamento en relación a su obra, los oficios, sus actividades y todo lo que él representa.  En el antiguo testamento el Espíritu Santo llegaba ocasionalmente según la necesidad y sobre hombres escogido, no tenia residencia fija en la tierra, así como llegaba así también partía.

 

Llegó  a jueces tales como Otoniel, Gedeón, Sansón,  Jefté, sobre reyes como David, sobre Salomón, sobre los constructores del templo, llego de la misma manera sobre los profetas como lo atestigua 1 Pedro 1:10-11 Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación,  escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

 

El Espíritu Santo era otorgado ocasionalmente  y de la misma manera era quitado mas si sobre quien había llegado, caía en pecado apostasía o rebelión.

 

Respecto a los casos citados y aunque sea fuerte escribirlo es la verdad de la revelación de Dios tenemos como ejemplos a los siguientes varones para confirmar lo que afirmamos.  Sansón  observemos como en  Jueces 13:25 el Espíritu le fue otorgado Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol   y en cambio en Jueces 16:20, le  fue quitado  cuando indica que Jehová se había apartado de él Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él.

 

Saúl rey de Israel vivió una situación similar el mismo que fue escogido por Dios por el  mismo fue rechazado posteriormente 1 Samuel 10:10-11 Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos.

 

Y aconteció que cuando todos los que le conocían antes vieron que profetizaba con los profetas, el pueblo decía el uno al otro: ¿Qué le ha sucedido al hijo de Cis? ¿Saúl también entre los profetas? 1 Samuel 16:14 El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.

 

En el caso de  Ezequiel 2:2 llegaba a él en momentos precisos y con claros propósitos Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba, en el mismo libro pero en  3:24 leemos lo mismo  Entonces entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y me habló, y me dijo: Entra, y enciérrate dentro de tu casa.

El rey David por su parte suplicó a Dios en Salmos 51:11-12 que no quite del él Su Espíritu  No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tú santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación.

 

La manera como obro el Espíritu Santo en el antiguo pacto en el ministerio  profético, sacerdotal y en los legisladores del pueblo de Israel.

 

 

Profetas.

 

 

El único a quien se le puede atribuir la profecía y la inspiración de la misma es sin lugar a dudas  es al espíritu santo esto lo demuestra la Biblia y del la misma manera los mismo profetas lo reconocían como tal.

Los verdaderos profetas atribuían directamente al Espíritu Santo el mensaje que ellos hablaban Ezequiel 2:2 Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba ; 3:24 Entonces entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y me habló, y me dijo: Entra, y enciérrate dentro de tu casa ; 8:3 Y aquella figura extendió la mano, y me tomó por las guedejas de mi cabeza; y el Espíritu me alzó entre el cielo y la tierra, y me llevó en visiones de Dios a Jerusalén, a la entrada de la puerta de adentro que mira hacia el norte, donde estaba la habitación de la imagen del celo, la que provoca a celos. Isaías 48:16 Acercaos a mí, oíd esto: desde el principio no hablé en secreto; desde que eso se hizo, allí estaba yo; y ahora me envió Jehová el Señor, y su Espíritu.

Miqueas 3:8 Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.

Los profetas se presentaban a los hombres de parte de Dios, con un mensaje netamente divino.

 

 

Sacerdotes.

 

 

Los sacerdotes llamados de la tribu de leví eran puestos para ministrar a Dios en representación del pueblo, en santidad obediencia, conocimiento y reprensión si se apartaban de los caminos de Jehová 2 Crónicas  24:20 Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Zacarías, hijo del sacerdote Joiada; y puesto en pie, donde estaba más alto que el pueblo, les dijo: Así ha dicho Dios: ¿Por qué quebrantáis los mandamientos de Jehová? No os vendrá bien por ello; porque por haber dejado a Jehová, el también os abandonará.

La labor sacerdotal representa la obra de Cristo Hebreos 9:1-26 Ahora bien, aun el primer pacto tenía ordenanzas de culto y un santuario terrenal. Porque el tabernáculo estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo, estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición. Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo, el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto; y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle. 

Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;  dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie.

 

Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

 

Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.   Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,  ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?  Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.  Porque donde hay testamento, es necesario que intervenga muerte del testador. Porque el testamento con la muerte se confirma; pues no es válido entre tanto que el testador vive. De donde ni aun el primer pacto fue instituido sin sangre.

Porque habiendo anunciado Moisés todos los mandamientos de la ley a todo el pueblo, tomó la sangre de los becerros y de los machos cabríos, con agua, lana escarlata e hisopo, y roció el mismo libro y también a todo el pueblo, diciendo: Esta es la sangre del pacto que Dios os ha mandado. Y además de esto, roció también con la sangre el tabernáculo y todos los vasos del ministerio.

 

Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión. Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos.  Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.

 

De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.

 

 

 

 Legislación de Israel como nación.

 

 

José fue reconocido por su sabiduría y por tener el Espíritu y por esto mismo fue colocado como gobernador de Egipto Génesis 41:37-40 El asunto pareció bien a Faraón y a sus siervos, y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? 
Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú.

 

Moisés a quien Dios escogió para libertar a Israel fue lleno del Espíritu Santo para lleva a  cabo su obra y luego pudo transmitir sus posición y la unción a Josué Números 27:18-20 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él;  y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos. Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca.

 

El Espíritu de Dios descendía sobre los jueces de Israel, antes de los reinados  Jueces 3:10 Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim.   11:29 Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté; y pasó por Galaad y Manasés, y de allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad pasó a los hijos de Amón. El Espíritu ungió a David como rey 1 Samuel 16:3, 13 Y llama a Isaí al sacrificio, y yo te enseñaré lo que has de hacer; y me ungirás al que yo te dijere. Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

 

En las habilidades para hacer obras hermosas para el tabernáculo, lo mismo que el templo. Ciertos individuos que poseían talentos y habilidades naturales para construir el Tabernáculo y el Templo fueron llenos del Espíritu de Dios. Bezaleel y otros recibieron gusto artístico y habilidad práctica para trabajar en toda especie de Obra. Éxodo  31:1-6 Habló Jehová a Moisés, diciendo: “Mira, yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor”.

 

Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado; 35:25-32 Además todas las mujeres sabias de corazón hilaban con sus manos, y traían lo que habían hilado: azul, púrpura, carmesí o lino fino.

 

Y todas las mujeres cuyo corazón las impulsó en sabiduría hilaron pelo de cabra. Los príncipes trajeron piedras de ónice, y las piedras de los engastes para el efod y el pectoral, y las especias aromáticas, y el aceite para el alumbrado, y para el aceite de la unción, y para el incienso aromático. De los hijos de Israel, así hombres como mujeres, todos los que tuvieron corazón voluntario para traer para toda la obra, que Jehová había mandado por medio de Moisés que hiciesen, trajeron ofrenda voluntaria a Jehová.
Y dijo Moisés a los hijos de Israel: Mirad, Jehová ha nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte,
para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, 1 Crónicas  28:11-12 Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio.

 

Asimismo el plano de todas las cosas que tenía en mente para los atrios de la casa de Jehová, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías de la casa de Dios, y para las tesorerías de las cosas santificadas.

 

 

COMO ES VISTO EL ESPÍRITU SANTO EN LOS DIVERSOS LIBROS DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

 

 

Génesis obra en la creación 1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

Sabiduría a sus siervos 41.38 y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el Espíritu de Dios?
Éxodo para dar capacidades e inteligencia a los hombres.
31:3-11 y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce,
y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor. Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado;
el tabernáculo de reunión, el arca del testimonio, el propiciatorio que está sobre ella, y todos los utensilios del tabernáculo, la mesa y sus utensilios, el candelero limpio y todos sus utensilios, el altar del incienso, el altar del holocausto y todos sus utensilios, la fuente y su base, los vestidos del servicio, las vestiduras santas para Aarón el sacerdote, las vestiduras de sus hijos para que ejerzan el sacerdocio, el aceite de la unción, y el incienso aromático para el santuario; harán conforme a todo lo que te he mandado; 35:30-36:1y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría, en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para proyectar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, y en la talla de piedras de engaste, y en obra de madera, para trabajar en toda labor ingeniosa.

Y ha puesto en su corazón el que pueda enseñar, así él como Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y los ha llenado de sabiduría de corazón, para que hagan toda obra de arte y de invención, y de bordado en azul, en púrpura, en carmesí, en lino fino y en telar, para que hagan toda labor, e inventen todo diseño.

 

Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre sabio de corazón a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová.

Jueces el Espíritu llegando sobre los jueces y capacitándolos para su labor por ejemplo  sobre Gedeón 6:34 Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.  El Espíritu llenó de fuerzas a  Sansón 13:25 Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol ; 14:6 Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho,  Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y descendió a Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio las mudas de vestidos a los que habían explicado el enigma; y encendido en enojo se volvió a la casa de su padre; 15:14- 15 Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos.


Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres. 
1 Samuel El Espíritu Santo en David como ungido y futuro rey de Israel, apartado de Saúl, obrando para respaldar a su siervo 16:13-14  Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.  El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.

 

El Espíritu inspira adoración 19:20. Entonces Saúl envió mensajeros para que trajeran a David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y a Samuel que estaba allí y los presidía. Y vino el Espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron.

 

1 Crónicas 12:18 El Espíritu dando profecías. Entonces el Espíritu vino sobre Amasai, jefe de los treinta, y dijo: Por ti, oh David, y contigo, oh hijo de Isaí. Paz, paz contigo, y paz con tus ayudadores, pues también tu Dios te ayuda. Y David los recibió, y los puso entre los capitanes de la tropa.

 

Job El Espíritu Santo sustentador de la vida 33:4 El espíritu de Dios me hizo, Y el soplo del Omnipotente me dio vida.  El Espíritu preservador de la existencia  34:14-15Si él pusiese sobre el hombre su corazón, Y recogiese así su espíritu y su aliento. Toda carne perecería juntamente,   Salmos rodea y no desampara a los creyentes139:7 ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia?

 

Como guía instructor Sostiene al arrepentido 51:11-12  No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente. 

Proverbios El Espíritu dador  de sabiduría 1:23 Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os haré saber mis palabras.

Isaías El Espíritu en el siervo del señor 42:1-9 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley. Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas. Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias.

 

Espíritu santo dador de la  unción 61:1-3   El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;  a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

 

El Espíritu derramado sobre Israel y sus generaciones Isaías 44:1-5 Ahora pues, oye, Jacob, siervo mío, y tú, Israel, a quien yo escogí. Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí. Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas. Este dirá: Yo soy de Jehová; el otro se llamará del nombre de Jacob, y otro escribirá con su mano: A Jehová, y se apellidará con el nombre de Israel.

Ezequiel 2:2  El Espíritu llegando sobre el profeta sobre él Y luego que me habló, entró el Espíritu en mí y me afirmó sobre mis pies, y oí al que me hablaba.

 

El Espíritu santo inspirador único de la profecía Ezequiel 11:5 Y elvino sobre mí el Espíritu de Jehová, y me dijo: Di: Así ha dicho Jehová: Así habéis hablado, oh casa de Israel, y las cosas que suben a vuestro espíritu, yo las he entendido.

 

El Espíritu dador único de la visión Ezequiel 11:24 Luego me levantó el Espíritu y me volvió a llevar en visión del Espíritu de Dios a la tierra de los caldeos, a los cautivos. Y se fue de mí la visión que había visto.

 

El Espíritu da vida a Israel proféticamente hablando Ezequiel  37:1-11 La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes.  Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré  subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová. Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo. Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. 

 

Joel  El Espíritu derramado  sobre toda carne en los postreros tiempos  2:28-32 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo; porque en el monte de Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho Jehová, y entre el remanente al cual él habrá llamado.

 

Miqueas 3:8 Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.

 

Hageo El Espíritu Santo el don de Dios que vive en los creyentes 2:5 Según el pacto que hice con vosotros cuando salisteis de Egipto, así mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis.

Zacarías la obra poderosa y convincente hecha por Espíritu de Dios 4:6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos

 

El Espíritu santo es Espíritu  de revelación 7:12 y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.

 

Nombres de cómo ha sido reconocida la divinidad del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento.

 

 

Espíritu de Dios.

 

 

Génesis 1:2: Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

 

Número 24:2: y alzando sus ojos, vio a Israel alojado por sus tribus; y el Espíritu de Dios vino sobre él.

 

1 Samuel 10:10: Y cuando llegaron allá al collado, he aquí la compañía de los profetas que venía a encontrarse con él; y el Espíritu de Dios vino sobre él con poder, y profetizó entre ellos.

 

1 Samuel 11:6: Al oír Saúl estas palabras, el Espíritu de Dios vino sobre él con poder; y él se encendió en ira en gran manera.

 

1 Samuel 19:20: Entonces Saúl envió mensajeros para que trajeran a David, los cuales vieron una compañía de profetas que profetizaban, y a Samuel que estaba allí y los presidía. Y vino el Espíritu de Dios sobre los mensajeros de Saúl, y ellos también profetizaron.

 

2 Crónicas 15:1: Vino el espíritu de Dios sobre Azarías hijo de Obed.

 

2 Crónicas 24:20: Entonces el Espíritu de Dios vino sobre Zacarías, hijo del sacerdote Joiada; y puesto en pie, donde estaba más alto que el pueblo, les dijo: Así ha dicho Dios: ¿Por qué quebrantáis los mandamientos de Jehová? No os vendrá bien por ello; porque por haber dejado a Jehová, el también os abandonará.

 

Job 33:4: El espíritu de Dios me hizo,  Y el soplo del Omnipotente me dio vida.

 

Ezequiel 11:24: Luego me levantó el Espíritu y me volvió a llevar en visión del Espíritu de Dios a la tierra de los caldeos, a los cautivos. Y se fue de mí la visión que había visto.

 

 

Espíritu de Jehová.

 

 

Jueces 3:10: Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y juzgó a Israel, y salió a batalla, y Jehová entregó en su mano a Cusan-risataim rey de Siria, y prevaleció su mano contra Cusan-risataim.

 

Jueces 6:34: Entonces el Espíritu de Jehová vino sobre Gedeón, y cuando éste tocó el cuerno, los abiezeritas se reunieron con él.

 

Jueces 11:29: Y el Espíritu de Jehová vino sobre Jefté; y pasó por Galaad y Manasés, y de allí pasó a Mizpa de Galaad, y de Mizpa de Galaad pasó a los hijos de Amón.

 

Jueces 13:25: Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol.

 

Jueces 14:6: Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.

 

Jueces 14:19: Y el Espíritu de Jehová vino sobre él, y descendió a Ascalón y mató a treinta hombres de ellos; y tomando sus despojos, dio las mudas de vestidos a los que habían explicado el enigma; y encendido en enojo se volvió a la casa de su padre.

 

Jueces 15:14: Y así que vino hasta Lehi, los filisteos salieron gritando a su encuentro; pero el Espíritu de Jehová vino sobre él, y las cuerdas que estaban en sus brazos se volvieron como lino quemado con fuego, y las ataduras se cayeron de sus manos.

 

1 Samuel 10:6: Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre.

 

1 Samuel 16:13: Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá.

 

1 Samuel 16:14: El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.

 

2 Samuel 23:2: El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, 
Y su palabra ha estado en mi lengua.

 

1 Reyes 18:12: Acontecerá que luego que yo me haya ido, el Espíritu de Jehová te llevará adonde yo no sepa, y al venir yo y dar las nuevas a Acab, al no hallarte él, me matará; y tu siervo teme a Jehová desde su juventud.

 

1 Reyes 22:24: Entonces se acercó Sedequías hijo de Quenaana y golpeó a Micaías en la mejilla, diciendo: ¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti?

 

2 Reyes 2:16: Y dijeron: He aquí hay con tus siervos cincuenta varones fuertes; vayan ahora y busquen a tu señor; quizá lo ha levantado el Espíritu de Jehová, y lo ha echado en algún monte o en algún valle. Y él les dijo: No enviéis.

 

2 Crónicas 18:23: Entonces Sedequías hijo de Quenaana se le acercó, y golpeó a Micaías en la mejilla, y dijo: ¿Por qué camino se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti?

 

2 Crónicas 20:14: Y estaba allí Jahaziel hijo de Zacarías, hijo de Benaía, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, levita de los hijos de Asaf, sobre el cual vino el espíritu de Jehová en medio de la reunión;

 

Isaías 11:2: Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.

 

Isaías 40:13: ¿Quién enseñó al Espíritu de Jehová, o le aconsejó enseñándole?

 

Isaías 59:19: Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él.

 

Isaías 61:1: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;

 

Isaías 63:14: El Espíritu de Jehová los pastoreó, como a una bestia que desciende al valle; así pastoreaste a tu pueblo, para hacerte nombre glorioso.

 

Ezequiel 11:5: Y vino sobre mí el Espíritu de Jehová, y me dijo: Di: Así ha dicho Jehová: Así habéis hablado, oh casa de Israel, y las cosas que suben a vuestro espíritu, yo las he entendido.

 

Ezequiel 37:1: La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos.

 

Miqueas 2:7: Tú que te dices casa de Jacob, ¿se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras? ¿No hacen mis palabras bien al que camina rectamente?

 

Miqueas 3:8: Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.

Santo Espíritu.

 

Salmos 51:11: No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.

 

Isaías 63:10: Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos.

 

Isaías 63:11: Pero se acordó de los días antiguos, de Moisés y de su pueblo, diciendo: ¿Dónde está el que les hizo subir del mar con el pastor de su rebaño? ¿Dónde el que puso en medio de él su santo espíritu,

 

 

 

 

 

 

 

 

REGENERACION

 

 

Creemos sin lugar a dudas que el espíritu santo tiene una obra especial y especifica en el corazón del hombre, cuando decimos hombre nos referimos a la humanidad en general, pero aclaramos que esto indica es el corazón del no creyente para que posteriormente se convierta en un cristiano genuino precisamente por esa acción poderosa del Espíritu en los seres humanos.

Para llegar a esa conclusión tenemos que separar sabiamente tales obras ya que llevan enfoques distintos, uno es lo que hace en el inconverso para llevarlo a Cristo y otras es la obra que produce en el cristiano para mantenerlo en Cristo.

 

Esa obra especial y divina se llama la REGENERACIÓN que es lo que estaremos tratando en este apartado de nuestra investigación. En Juan 3:3,5, Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.  Nuestro Señor aclara que la regeneración es necesaria para la salvación.  El hombre sin Cristo tiene necesidad renovar su naturaleza entera, esa misma que le ha separado de Dios toda su vida.

 

Consideremos a la luz de las Escrituras como es la condición del hombre natural que esta sin Dios. El  hombre natural sin Dios está caído 1 Corintios 2:14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 

El  hombre natural sin Dios es sensual Judas 19 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu. El  hombre natural sin Dios es carnal Romanos 8:5-7 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.  Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;  El  hombre natural sin Dios es opuesto a lo espiritual  1 Corintios 2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

 

El señor Jesucristo manifiesta que hay una distinción radical entre el que nace de la carne y el que nace del Espíritu. El hombre natural sin Dios, que  carnal puede ser religioso, preparado, instruido y aparentemente honrado, pero todavía es carnal  como lo describe Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 

 

El hombre natural sin Dios está manchado por el pecado completa y totalmente.  Su mente y alma está oscurecida para las cosas de Dios en su totalidad 1 Corintios 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios; 2:14  Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente; Efesios 4:18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón.

 

Su corazón está en gran enemistad contra Dios Romanos 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; Jeremías 17:9 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Su alma está condicionada a practicar, a ejecutar sólo los deseos de su naturaleza corrupta Juan 1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Romanos 9:16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

 

La carne como tal para nada aprovecha las cosas de Dios como lo indica el evangelio de  Juan 6:63El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.  .

 

Existen varios términos o expresiones para indicar el acto por el cual Dios transforma al hombre en una nueva creatura tal y como lo estamos tratando. Regeneración Tito 3:5 nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, Nuevo nacimiento Juan 3:3  Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.  O Nacer del Espíritu Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 

 

Observemos como ilustran las Escrituras lo referente a la regeneración. La regeneración o el nuevo nacimiento es comparada en la parte humana a lo que se produce en el alma del hombre por el milagro de la gracia.  En la parte física en lo concerniente a la regeneración se imparte la nueva vida y ocurre una igualdad familiar, lo que hace que el nacimiento natural de un vientre materno sirva como ilustración en la maravillosa obra de la gracia de Dios en el hombre.

 

La regeneración es una obra de Dios, pero la conversión en si es una decisión del hombre para con Dios generado por el nuevo nacimiento. Es visto como una resurrección  Efesios 2:1-5 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,  aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).

 

Es visto como una renovación Colosenses 3:10-11 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,  donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircunciso, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

 

Es visto como un traslado  Colosenses 1:13-14  el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,  en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.

 

Es un corazón nuevo Ezequiel 36:26-27  Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. 

 

Se considera como la ley escrita en el corazón del hombre Hebreos 8:10-11 Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos,
Y sobre su corazón las escribiré; Y seré a ellos por Dios, Y ellos me serán a mí por pueblo; Y ninguno enseñará a su prójimo.

 

Hace del hombre una nueva criatura 2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 

 

Genera la iluminación  2 Corintios 4:6  Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.

 

Hace del hombre un buen árbol Mateo 7:17-20  Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

 

Es en considerada una creación Efesios 2:10  Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

 

La regeneración no es producida ni ejecutada por voluntad humana, ni por sus deseos ni por su planificación Juan 1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios, es una acción directa y absoluta  de Dios en el alma del hombre natural.  Como el viento que es fuerte, incontrolable e invisible, esta acción en ninguna forma es provocada, dirigida o comprendida por el hombre carnal Juan 3:8.  El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

 

El otro aspecto que hay que considerar es el relacionado con el papel que cumple el evangelio en la regeneración y el lugar que se le da a esta en el evangelio como tal.

 

La Palabra de Dios constantemente es mencionada en relación con el nuevo nacimiento 1 Corintios 4:15 Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio; Santiago 1:18 El de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas; 1 Pedro 1:23  siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre ; Salmo 119:93 Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos, Porque con ellos me has vivificado. La regeneración produce fe en el que hasta poco era un hombre natural sin Dios, la fe salvadora como ya lo sabemos resulta imposible sin el evangelio.

 

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.  No se  puede  creer en un Salvador de quien nunca han oído Romanos ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?   La regeneración también nos da un corazón para conocer y amar a Dios.

 

Jeremías 24:7 Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón.   .  Esto también implica un conocimiento a través de las Escrituras de quién es Dios.  Si la regeneración no es producida en relación con la Palabra de Dios, tampoco puede producir la fe, el amor, la santidad y el entendimiento espiritual.

 

En esa misma línea de pensamiento 1Tesalonicenses 1:4-5 Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección; pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros, nos revela a Pablo diciéndoles a los cristianos en Tesalónica que él conoció de su elección por el hecho de que el evangelio había llegado hasta ellos con gran poder.

 

En la obra de la  regeneración Dios trabaja usando el evangelio, abriendo el corazón del hombre natural para que se incline a recibirlo como se narra en Hechos 16:14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. 

 

La regeneración debe generar fruto en el que ahora es un creyente, es decir que se haga notable que es una nueva creatura.

 

Si no hay fruto en la vida del que ahora se dice ser cristiano como se podrá comprobar si somos nacidos de nuevo o es solo emoción o un triste fingimiento.

 

Es imprescindible observar e identificar cuáles son esos frutos claros e innegables que evidencia que alguien ha sido regenerado o ha nacido de nuevo, hagamos una lista en orden del efecto de la regeneración cristiana.

 

Amor a Dios: es lo primordial que lleva al nuevo convertido y al que tiene un tiempo determinado obedecer pero también servir a señor con todo su corazón y su mente  1 Juan 4:19  Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 

 

Arrepentimiento: este debe ser verdadero con frutos de cambio de vida de lo contario solo será una emoción y nada más  2 Timoteo 2:25-26 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 2:26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

 

Fe: Esto aplica a todas las cosas concernientes a Dios, a lo que enseña su palabra y a lo que él tiene para con nosotros observemos los siguientes textos que confirman lo que afirmamos 1 Juan 5:4-5 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?  Hebreos 12:2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 1 Pedro 1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos; Hechos 18:27 Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído.

 

Amor a todos los creyentes: algunos que dicen amar a Dios pero no aman a su hermano o solo a unos cuantos no reflejan este fruto genuino de la regeneración 1 Juan 4:7-8 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.  El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor; 3:14-18 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.  Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.  En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?  Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. 

 

Perseverancia en Cristo: el verdadero cristiano no piensa en apartarse, volver al mundo, volver al pecado, su máximo deseo es perseverara hasta el fin sin ser infiel a Dios y pensando en su salvación y su encuentro para siempre con su Señor: Mateo 24:13 Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Romanos 8:35-39¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
Filipenses 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; 1Juan 5:4-5 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? Apocalipsis 22:17-21 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro.  Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. 22:21 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén. Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.


Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.


El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.  La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros. Amén.

 

 

Condición De un Hombre Cuando No Ha Sido Regenerado

 

 

Antes de adentrarnos en el desarrollo del vital tema de la regeneración creemos que es coherente indicar cuál es la condición del hombre, del ser humano cuando no ha sido regenerado para luego poder entender la necesidad y no el capricho de la regeneración, posteriormente estaremos disertando si lo concerniente a regeneración y todos su aspectos.

 

La condición del hombre natural sin Dios, es de completa condenación, de enfermedad, pero sobre todo de ceguera espiritual, la misma que le impide ver la gracia salvadora de Dios y su gran misericordia.

 

El pecado ha oscureció la comprensión del hombre, y en los espiritual como ya apuntamos este total y absolutamente ciego.

 

En lo concerniente a su voluntad, no puede así quiera obedecer a Dios porque todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado como bien lo describe  Juan. 8:32-34 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?  Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. 

 

La mente humana esta enemistada en contra Dios su creador porque no se sujeta a la ley divina porque no puede como lo enseña bien claro  Romanos 8:5-7 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.  Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;  en lo tocante a sus emociones, no puede amar a Dios, porque en su corazón carnal esta en discordia enemistad contra Dios. El hombre no regenerado es totalmente incapaz de llegar a Dios y hacer el bien que él le pide importante en esto es lo que afirma el profeta.

 

Jeremías 13.23 ¿Mudará el etíope su piel, y el leopardo sus manchas? Así también, ¿podréis vosotros hacer bien, estando habituados a hacer mal?Antes de su nuevo nacimiento   o creación espiritual el hombre no existe espiritualmente para con dios y es ante sus ojos una simple creatura, ya que aun no es hijo.

 

En otras ocasiones, la Biblia describe al hombre sin el Espíritu Santo como un cuerpo sin vida, inerte, sin existencia, completamente incapaz de hacer alto Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,  o como huesos secos  de un esqueleto humano regados  por un valle, sin vida en sí mismos ellos. Ezequiel. 37  La mano de Jehová vino sobre mí, y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera. Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová. Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones sobre vosotros, y haré subir sobre vosotros carne, y os cubriré de piel, y pondré en vosotros espíritu, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová.  Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada hueso con su hueso. Y miré, y he aquí tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos; pero no había en ellos espíritu. Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.  Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío.  Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová. Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en él: Para Judá, y para los hijos de Israel sus compañeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Para José, palo de Efraín, y para toda la casa de Israel sus compañeros. Júntalos luego el uno con el otro, para que sean uno solo, y serán uno solo en tu mano. Y cuando te pregunten los hijos de tu pueblo, diciendo: ¿No nos enseñarás qué te propones con eso? diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo el palo de José que está en la mano de Efraín, y a las tribus de Israel sus compañeros, y los pondré con el palo de Judá, y los haré un solo palo, y serán uno en mi mano.  Y los palos sobre que escribas estarán en tu mano delante de sus ojos,  y les dirás: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron, y los recogeré de todas partes, y los traeré a su tierra;  y los haré una nación en la tierra, en los montes de Israel, y un rey será a todos ellos por rey; y nunca más serán dos naciones, ni nunca más serán divididos en dos reinos.  Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.  Y haré con ellos pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y los estableceré y los multiplicaré, y pondré mi santuario entre ellos para siempre.  Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y sabrán las naciones que yo Jehová santifico a Israel, estando mi santuario en medio de ellos.

 

Siendo  así el único que puede dar vida es Dios única y exclusivamente es el único quien puede hacer que alguien viva espiritualmente a una nueva vida y ciertamente así lo ejecuta en todo aquel que cree en el ya citado  Efesios. 2.1.

 

Ciertamente del modo que un muerto no oye, no ve no siente, no es consciente de nada, de esa forma se halla el hombre que está muerto en pecados para con dios, pero no el otro hombre el que puede darle vida, quien puede ayudarlo, quien lo puede levantar ya que le hombre así sea creyente tiene una naturaleza imperfecta. Si el Espíritu Santo no le transmite la  vida espiritual, no puede responder al llamado espiritual, así como un muerto no contesta a quien le habla, ni lo oyes ni es consciente de su presencia .Es evidente que Sólo el Espíritu Santo puede tocar el alma del hombre, llenar su espíritu, renovar su mente darle la vida espiritual que tanto necesita. Solo el poder del espíritu santo puede ocasionar la nueva creación y  hacer que el que está espiritualmente muerto viva, de forma que puedan entrar en el reino de Dios.

 

 

Santificación.

 

 

Entramos en uno de los temas más importantes de la vida cristiana  en que a lo práctico se refiere, el tema de la santificación, que es el proceso por el cual el Espíritu Santo de Dios hace santo a un creyente hasta llevarlo a la estatura de Cristo Efesios 4:12-13 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;  y establecerlo para el propósito a que Dios lo ha llamado 1 Pedro 5:10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca..

 

Cuando el señor Jesucristo soplo del Espíritu Santo sobre los apóstoles Juan 20:21-22 Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Tal acto recuerda la creación del hombre, narrada por el Génesis  2:7-8 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.  Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado.  Remembrando la transmisión  del aliento de vida.

 

Así  el Espíritu Santo es  el soplo  de la Resurrección que infunde  nueva vida a los creyentes, representados por los apóstoles. Donde está el Espíritu de santificación según  Romanos 1:2-4 que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos,  queda desechado absolutamente lo que es contrario a la santidad, es decir, el pecado, la maldad, la rebelión.

 

El Espíritu Santo, conforme a las enseñanzas de Jesucristo, es quien convencerá al mundo en lo referente al pecado de su lamentable condición pecadora Juan16:8-10Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí;  de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más.

 

El Espíritu Santo de Dios no sólo destruye el pecado, también realiza una santificación, un proceso de todos los días hasta que le mismo señor venga por su amada iglesia. Dios ha elegido a los creyentes  desde el principio para la salvación mediante la obra progresiva, firme y   santificadora del Espíritu y la fe en la verdad 2 Tesalonicenses 2:13-14 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,  a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 

 

Queda completamente claro que  la obra de la santificación es una obra del Espíritu Santo en los cristianos para purificarlos, separarlos del mal en todo el sentido de la palabra y hacer del cristiano alguien conforme a la imagen de sus señor Jesucristo.

 

De la misma manera que no podemos merecernos la  salvación, que no podemos auto- regenerarnos  tampoco podemos santificarnos mediante nuestras propias obras, talentos, capacidades o esfuerzos.

Se entiende que es Dios quien purifica nuestros corazones por la fe Hechos 15:8-9Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones, como resultado de nuestra fe, Éxodo 31:13Tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifica; Levítico. 20:7-8 Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios.  Y guardad mis estatutos, y ponedlos por obra. Yo Jehová que os santifico. 1Tesalonicenses 5:23-24 Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.. Los creyentes, los convertidos deben serle ofrenda agradable a Dios, santificada por el Espíritu Santo Romanos 15:16 para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo.  1Co. 6:11Y esto erais algunos; más ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios; 1 P1:2-4 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros; 2 Tesalonicenses  2:13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,  Para santificarnos, el Espíritu Santo se sirve sobre todo  las Escrituras de esa verdad que Él inspiró, lo mismo  de la oración que también  inspira Juan 17:1Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad; 15:3-4 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí; Efesios. 5:26-27 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha; 1 Timoteo. 4:4-5 Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;  porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.; 1 Pedro1:2  elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

 

El Espíritu Santo de Dios es quien exalta a Cristo, que nos ha sido hecho santificación 1 Corintios 1:30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;   El Espíritu nos revela ante todo la verdad gloriosa que nos indica que los cristianos son santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre como lo señala Hebreos 10:10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. 

 

El libro de los romanos que ya hemos mencionado nos narra en el capitulo 8:1-16 como trabaja gloriosamente el espíritu de Dios para generar la santificación en el cristiano verdadero desde varios aspecto pero que llevan a la misma obra. Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.  Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

 

Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.


Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;  y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.  Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.  Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.  Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.


Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;  porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.  Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

 

De este pasaje podemos rescatar las siguientes verdades: No hay o existe temor de condenación para los cristianos que andan santamente en el Espíritu Santo. Ocuparse en el espíritu da vida, es decir salvación eterna, además que nos otorga una vida de paz.

 

El que tiene el Espíritu es un indicativo que es pertenencia de Cristo. Guiados por el Espíritu podemos someter y morir a los deseos de la carne. Pero lo más maravilloso que revela  el pasaje en mención es el hecho que indica que si somos dirigidos por el espíritu santo somos sin lugar a dudas hijos de Dios. 1 Tesalonicenses. 4:7-8 que sigue la línea de la santificación que da el Espíritu Santo nos revela cosas importantísimas; que Dios no nos llamo a ser inmundos, sino a ser santos, por ello Dios nos dio su Espíritu con ese fin y con ese propósito. Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

 

Pedro por su parte nos indica en su primera carta que los creyentes son elegidos, señalados para Dios padre en la santificación del Espíritu Santo.

 

1 Pedro 1:2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

 

Antes de culminar con el apartado que tiene que ver con la santificación que otorga el espíritu divino, se nos hace necesario aclarar que la obra de la santificación en el cristiano es una obra de la trinidad, de todas y cada una de sus personas, que compete al padre como al hijo así como lo hemos demostrado sobre el Espíritu Santo, así vemos.

 

Que el  Padre santifica 1 Tesalonicenses. 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Que Hijo santifica Efesios. 5:26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra; Hebreos 2:9-11 Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos.  Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos; Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación,  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.  Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,  ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? ; Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. Que  Espíritu santifica Romanos 15:16 para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo; 2 Tesalonicenses. 2:13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Que la voluntad de Dios es nuestra santificación 1Tesalonicense 4:2-3 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús;  pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación. Que nuestra santificación de parte de Dios se efectúa: por medio de nuestra unión con Cristo 1 Corintios. 1:2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro, Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención. Por la Palabra de Dios Juan.17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad; Por la sangre de Cristo Hebreos 9:13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne; Hebreos 13:12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.  ; por el cuerpo de Cristo Hebreos. 10:10 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.por nuestra propia elección Hebreos 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. ; 2 Timoteo. 2:21, 22 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.  Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor; por la fe Hechos. 26:18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. De la misma  manera es justo describir que la santificación se refleja en tres maneras complementarias pero distinguidas la una de la otra.

 

 

Santificación posicional.

 

 

Es aquella que nos identifica con Cristo y con su muerte, el cristiano fue  redimido y purificado por la preciosa sangre de Jesucristo; ha sido perdonado de todos sus  pecados y  llegado a ser justo por medio de la identificación con Él, justificado y purificado.

 

Por ende los creyentes deben vivir dignos en esa posición que Dios les ha concedido Romanos. 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta; Efesios. 4:1-3 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; Colosenses. 3:1-14Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto, por eso todos los cristianos son llamados santos y santificados en esta perspectiva  Hechos. 20:32 Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia, que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados. 1 Corintios. 1:2-3 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:  Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo; Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios; Hebreos 10:10-14 En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.  Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados ; Judas 1 Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo.

 

 

Santificación experimental

 

 

En este caso, el enfoque la santificación se observa o ve como una experiencia para el creyente. La santificación experimental está condicionada de la profundidad y ahincó de la  rendición del creyente a Dios, separación del pecado, como logra el crecimiento espiritual, Romanos. 12:1; 6:22 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.  Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. 

 

Esta santificación tiene que ver con el crecimiento cristiano. Se le pide al cristiano  que debe crecer en todas las cosas espirituales, y ese crecimiento debe  manifiesto a todos a creyentes y no creyentes. Todo creyente debería crecer en la gracia y el conocimiento del  Señor y Salvador Jesucristo 2 P. 3:18Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

 

Santificación final está relacionada con nuestra perfección al final de todas estas cosas, el creyente la tendrá en La gloria eterna, Dios transformará  por completo en espíritu, alma y cuerpo para el día de su venida, para el día de la redención absoluta,  nos hará entrar perfeccionado completamente a la presencia de su gloria. 1 Tesalonicenses. 5:22-23 Absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bautismo del Espíritu Santo de Dios.

 

 

Tema de vital importancia tanto por lo doctrinal como por la experiencia viva del evangelio en el cristianismo verdadero es sin lugar a dudas lo concerniente al bautismo del Espíritu Santo, por ello disertaremos adecuadamente este importantísimo estudio que no debe ser descuidado, y menos despreciado en el cristianismo hoy so pena de llevar una vida simplemente religiosa muerte, seca sin la vida experimental y personal que da el bautismo del Santo Espíritu.

 

Siendo este un tema de exclusividad del Nuevo Testamento observaremos las once ocasiones en que en el nuevo pacto se hace mención del Espíritu Santo en relación con el bautismo, queriendo reconocer que aunque son complementarios en ocasiones unos versículos toman un enfoque un poco distinto que los otros pero en realidad todos apuntan a una misma verdad.

 

Mateo 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

Tiene una doble referencia, por un lado indica, el poder, la santidad, la gloria que Cristo enviaría con su espíritu, también en relación con su retorno de juicio para la humanidad no arrepentida.

 

Marcos. 1:8  Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.

 

La idea es literalmente igual a la cita de Mateo, a diferencia que aquí se omite lo del juicio de su segunda venida.

 

Lucas. 3:16 respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.

La misma relación de ideas de Mateo y de Marcos, se parecen más entre sí mateo y marcos, aunque por ser los evangelios sinópticos llevan a lo mismo.

 

Juan. 1:33 Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

 

La idea aquí es clara en relación con su significado concerniente al poder y la gloria superior del Espíritu sobre un simple elemento como lo es el agua, el bautismo del Espíritu va más allá de lo físico o externo.

 

Hechos 1:5; 11:16  Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.

Sin lugar a dudas, ni mucho menos a especulaciones necias en los dos textos de Hechos tiene que ver con la llegada poderosa del Espíritu Santo a los apóstoles y de ahí en adelante a toda la iglesia a través de todos los tiempos, llegado con poder, con unción, con manifestaciones poderosas, con grandes portentos.

 

Romanos 6:1-4 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?  En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?  ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

 

En estos cuatro maravillosos versículos el enfoque esta puesto en el tema de la muerte o renunciación total del pecado, identificado con la muerte redentora de Jesucristo, y llevar una nueva vida en Cristo que está indicada por el hecho de la resurrección.

 

1 Corintios 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

 

El Espíritu Santo de Dios agrega al cuerpo de Jesucristo, a su iglesia, a todos los creyentes independientes de su nacionalidad o procedencia, y de toda una gama multicultural, multirracial, así forma la iglesia verdadera de Dios.

 

Gálatas 3:27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.

 

El bautismo es visto aquí como una identificación del cristiano con Cristo, en el sentido de unirse a él cómo señor y Dios, siendo el creyente seguidor y siervo del mismo.

 

Efesios 4:5  un Señor, una fe, un bautismo.

 

Las grandes verdades, las grandes revelaciones del evangelio están concatenadas las unas a las otras así tengan en un momento determinado enfoques variados todas esas verdades llevan a lo mismo, la revelación de la verdad de Dios, el creyente tiene a Jesucristo como único señor, la fe en este es una sola, y un solo y único bautismo que indica la manera como somos agregados a la iglesia del señor por la voluntad de Cristo, por la fe en el.

 

Colosenses 2:12  sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

 

Mucho antes que el Espíritu Santo fuese dado definitivamente a la iglesia partir del día de pentecostés ya habían profecías relacionadas con su llegada y sus acción poderosa dentro del pueblo de Dios, profecía y promesa que es bueno destacar en esta investigación.

 

Lo más increíble es que ya desde el antiguo testamento esto estaba predicho.

 

Isaías 28:11-12 porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo,  a los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.

 

Joel 2:28-29 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

 

Ya en el Nuevo Testamento en los días de su ministerio en la tierra Jesucristo alerto y revelo a sus discípulos sobre la gloria que vendría con la llegada del Espíritu Santo.

 

Lucas 24.49  He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

 

Juan 14:16-18 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.  No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

 

Hechos 1:4-8 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.  Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.


Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?  Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;  pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

La revelación del  bautismo en el Espíritu Santo es igual a la que señala  el bautismo cristiano en aguas. En los dos casos el bautismo es una confirmación exterior de una experiencia espiritual interior. En el día de pentecostés el Espíritu Santo descendió del Cielo y completamente sumergió, inundó, saturó, bautizó a los discípulos reunidos en el aposento alto de una casa de un creyente en Jerusalén. Estos habían estado esperando pacientemente  por la promesa del padre, por la llegada del santo espíritu tal y como les había sido recomendado por el señor Jesucristo.

 

Pedro en su primer discurso o primera predicación afirmo  que esta experiencia  gloriosa era el cumplimiento de la promesa de Dios, como lo testifican los versículos ya mencionados en la parte superior, al inicio del tema del bautismo del Espíritu confirmados por la disertación del apóstol que él entiende correctamente como el cumplimiento de la profecía de Joel.

 

Pedro les dijo: Arrepentíos y sea bautizado cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para vosotros, para vuestros hijos y para todos los que están lejos, para todos cuantos el Señor nuestro Dios llame Hechos 2:38-39.

 

De las palabras de Pedro que fueron guiadas por Dios podemos señalar con respecto a la llegada del espíritu santo, del cumplimiento de la promesa tanto en el antiguo como del nuevo testamento, y de la promesa en sí que entonces ya era una realidad.

 

Una promesa y cumplimiento para toda la nación de Israel para  los judíos en ese caso: Para  vosotros. Una promesa y cumplimiento para toda la familia: Vuestros hijos. Una promesa y cumplimiento para con toda la humanidad que atendiere el llamado divino: Todos cuantos el Señor Dios llame.

 

Siguiendo en la misma línea de los que venimos señalando observemos tres escenas donde el poder del Espíritu Santo obra conforme a lo prometido. Estaremos considerando el suceso maravilloso del descenso del Espíritu Santo a los ciento veinte del aposento alto, la visita del apóstol Pedro a casa de Cornelio, y el caso de unos convertidos en Éfeso.

 

En el día de pentecostés: Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;  y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

 

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen Hechos 2:2-4.

 

La manifestación del Espíritu Santo fue de llenura, tuvo  una manifestación visible para los no creyentes que fueron testigos de tan glorioso suceso en las lenguas de fuego sobre sus cabezas, además hablaron en otras lenguas que no eran las suyas, mediante las cuales predicaron a los gentiles y judíos no converso que observaban todo atónitos.

 

En casa de Cornelio el centurión: Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. 
Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.  Hechos 10:44-46.

 

Aquí se cumple algo maravilloso ya descrito en la profecía de Joel según la cual el espíritu llegaría a toda carne, lo que se debe entender como a todos los hombres creyentes independiente de su nacionalidad o lugar geográfico en donde habitare.

 

Los convertidos en Éfeso: Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.   Hechos 19:6.

 

Lo narrado aquí nos muestra algo que hasta el momento no hemos mencionado, y es el hecho que el Espíritu y su bautismo glorioso fue transmitido y recibido mediante la imposición de manos de hombres de Dios llenos del Espíritu tal y como lo indica la cita de hechos citada, pero sabemos que no es este el único caso descrito por la Biblia, ni siquiera el primero, pero nos enseña que no importa  la ubicación geográfica ni la procedencia del creyente este recibirá las mismas bendiciones.

 

El primer pasaje escritural que trata del caso que citamos aparece en el mismo libros de los hechos cuando Pedro y otros apóstoles llega a samaria al saber que se predica la verdad de Cristo y desean trabajar también allá, al imponer Pedro sus manos los cristianos que antes no lo tenias recibieron al espíritu santo con todo lo que él otorga.

 

Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;  porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. Hechos 8:14-17.

 

Se nos hace importante aclarar que en ocasiones llegado el Espíritu Santo los creyentes hablaban en lenguas pero en otras ocasiones es posible que así no fuera, lo que demuestra que Dios no tiene moldes rígidos para obrar sobre los hombres.los textos que muestran esto son los siguientes.

 

Hechos 2:41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.

 

Hechos 4:4Pero muchos de los que habían oído la palabra, creyeron; y el número de los varones era como cinco mil.

 

Hechos 5:14 Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres.

 

Hechos 8:17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.

 

Hechos 13:12, 48Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.  Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna.

 

Hechos 14:1 Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos.

 

Hechos 17:12, 34  Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres. Más algunos creyeron, juntándose con él; entre los cuales estaba Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos.

Hechos 18:8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.

Esto lo aclaramos para no caer en un extremismo nocivo con respecto a la sana interpretación de las Escrituras.

 

  

LLenura del Espíritu Santo.

 

Continuando  con los importantes temas que nos ocupan trataremos en esta parte del trabajo lo relacionado con la llenura del Espíritu Santo, la cual es confundida en muchas ocasiones con el bautismo del espíritu santo que aunque tienen mucha relación, no son exactamente lo mismo ya que en el bautismo se dan manifestaciones poderosas del Espíritu y de la misma manera en los textos ya disertados observábamos que también incorpora al creyente al cuerpo de Cristo, lo injerta en todo lo que tiene que ver con el reino de los cielos.

 

Entre tanto que cuando hay llenura hay sin lugar a dudas manifestaciones, señales, pero la llenura o ser llenos del Espíritu Santo es más para con la vida espiritual del cristianos para con Dios y consigo mismo; es para definirlo de una manera más práctica, llevando una vida más devocional, de mayor búsqueda  en su campo personal pero que también le incumbe en su ministerio.

 

Son varios los textos de las escrituras que hacen referencia a esta acción u obra del Espíritu Santo y es lo primero que consideraremos.

 

Hechos 2:4: Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

 

Hechos 4:8: Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel:

 

Hechos 4:31: Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

 

Hechos 6:3: Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.

 

Hechos 6:5: Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía.

 

Hechos 6:8: Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.

 

Hechos 7:55: Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios.

 

Hechos 9:17: Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

 

Hechos 11:24: Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

 

Hechos 13:9: Entonces Saulo, que también es Pablo lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos.

 

Hechos 13:52: Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.

 

Efesios 5:18: No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.

 

A diferencia del bautismo en el Espíritu Santo que ocurre una sola vez por los motivos que ya hemos compartido, en el momento de la conversión del arrepentimiento y de la decisión de seguir a Cristo por siempre. La llenura que da el Espíritu santo es algo que puede ocurrir múltiples veces, según la necesidad del creyente, y dada ciertas circunstancias. Las Escrituras no nos conminan a buscar constantemente el bautismo del Espíritu, pero en cambio sí nos demanda, nos instruye a ser llenos del Espíritu Santo  como ya lo hemos considerado en Efesios 5:18.

 

Recalcamos sobre la necesidad imperiosa de conocer y entender la diferencia entre el ser bautizado por el Espíritu y el ser lleno del Espíritu. En las Escrituras es claro que hay un solo bautismo. Efesios 4:5 un Señor, una fe, un bautismo; este bautismo nos liga al cuerpo de nuestro señor  Jesucristo, nos entrada libre a todas y cada una de las bendiciones que conlleva ser parte de la iglesia de Dios en esta tierra y en la eternidad 1 Corintios 12:13. Ser lleno del Espíritu Santo constantemente es una de las tantas bendiciones a las que esta llamado el cristiano genuino para disfrutar la plenitud de su relación con Dios.

 

Cuando consideramos las lenguas originales de la biblia en relación con la llenura del  Espíritu en este caso el koiné griego, se nos muestran unas cosas de sumo interés que queremos resaltar.

 

Pleroo es la palabra griega que se traduce como llenura o sed llenos, se refiere o tiene relación con estar completamente saturados hasta lo máximo de algo. En la relación espiritual significa a ser controlado o guiado absolutamente por el Espíritu Santo vivir bajo su total dominio aunque sin perder de vista el hecho de quiénes somos y que hacemos.

 

Por otra parte el término pletho usada en Hechos 2:2 está en forma pasiva indicativa y  está relacionada estrechamente con el estado de haber sido lleno, tal como los ciento veinte que estaban en el aposento alto el día de Pentecostés cuando descendió el Espíritu Santo.

 

Es interesantísimo como el apóstol Pablo hace en la carta a los Efesios 5:18 una comparación entre los efectos del alcohol o vino y lo que produce la llenura del espíritu en el cristiano.

 

Una persona que se embriagada es controlada en todas las áreas de su vida durante y después por los efectos dañinos y vergonzosos que genera la bebida como las contiendas, y las divisiones.

 

Entre tanto quien está lleno del Espíritu Santo será una persona mas explícitamente un cristiano que dejará los designios de la carne y será Dios quien rija su vida en todos los aspectos de la misma. El cristiano que está  lleno del Espíritu será un hijo de Dios victorioso, lleno de santidad que servirá de edificación a la obra de la iglesia, a todos los hermanos en general y sobre todo gozara de una intensa comunión con su señor.

 

Hay que aclarar que solo los cristianos, como hijos de Dios y como siervos suyos que han recibido primeramente el bautismo espiritual  pueden ser bendecidos con saber lo que es ser  llenos del Espíritu Santo.  Es indispensable según las escrituras ser cristiano genuino, sincero,  nacido de nuevo, identificado con Cristo y tener el Espíritu de Dios morando dentro de su ser, de su existencia para estar dignos de  ser  bendecido con la gloriosa llenura del Espíritu. Repetimos una vez mas es necesario tener el espíritu en el corazón para poder entonces ser llenos del Espíritu, estar habitados por el Espíritu. El hombre natural que no ha nacido de nuevo y anda según la carne no puede ser lleno del Espíritu simple y llanamente porque no tiene el Espíritu de Dios en el.

 

Podemos distinguir  de tres maneras en desarrollo de  la forma en que se nos presenta la llenura del Espíritu Santo.

 

Al comienzo o inicio de las primeras experiencias cristiana se experimenta el Poder del Espíritu Santo primigeniamente. Esa manera de  llenura puede ocurrir al momento de la salvación, de la conversión en que el hombre siente el gozo de una nueva vida apartándose. Hechos 8:15-16 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; 
8:16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús;  Hechos 9:17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo;  Hechos 10:44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.  Ocurre que  el Espíritu Santo llega sobre la persona y la inunda con su poder para convertirlo en un nuevo cristiano como hijo de Dios. Ocurre lo que se conoce como el primer amor.

 

Lo que sí debe ocurrir en todos es que aquel que ha sido convertido es  lleno del Espíritu Santo es que deseará hablar de Cristo dar testimonio a todo el que se encuentra. Esto es más que una simple emoción pasajera. No es producto de los sentimientos sino del poder del Espíritu Santo obrando en la vida de la persona.  Esto es algo genuino. El que ha tenido la experiencia de la llenura del Espíritu Santo crece y permanece. El Espíritu Santo quita el miedo y da poder y confianza porque no nos ha dado Dios Espíritu de temor.

 

Jesucristo dijo: pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra." Hechos 1:8 La llenura del poder del Espíritu Santo También da palabras a quien no es salvo y aunque sea un Cristo te ama deseará decir a alguien. Creo que esta llenura inicial viene como regalo de Dios a los que de corazón ser arrepienten y vienen a Él.

 

Los cristianos samaritanos en Éfeso conocían del bautismo administrado por Juan pero desconocían la obra plena y poderosa de tener en ellos al Espíritu Santo bautizándolos y llenándolos, por lo tanto les era necesario  conocer y sobres todo entender la clara imprescindible  doctrina bíblica de ser llenos controlados o guiados con poder del Espíritu Santo.

 

Ellos sin lugar a dudas habían creído en el mensaje de la cruz de Cristo,  entonces ellos habían sido agregados  por el Espíritu Santo al cuerpo místico universal de Cristo por tanto formaban parte de la iglesia. Seguro es que también tenían al Espíritu Santo morando dentro de ellos pues de otra manera sino tenían el Espíritu de Dios no se podían considerar cristianos como lo considera  Romanos 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

La llenura inicial del poder del Espíritu Santo es muy importante y muy necesaria, y tiene que ver con nuestra conversión con las primeras manifestaciones que de él recibimos, pero hay que considerar que esta llenura inicial, cumple su tiempo y su obra y que si no es retenida, renovada el creyente se quedara vacio lo cual le hará privarse de intensa comunión con Dios. Por eso es necesario seguir siendo lleno del Espíritu continuamente. Pero hay que aclara que no es que el cristiano necesite volver a ser habitado por el Espíritu Santo. Eso ocurre una vez y para siempre y cuando no se aparte ni lleva una vida libertina o de apostasía.

 

Dios concede esa primera llenura o derramamiento del Espíritu como parte de la salvación la continuidad de esa llenura dependerá de búsqueda incesante de cada cristianos aunque es Dios y solo Dios el único que la otorga pero en la medida que el creyente la anhela y la busca.

 

La palabra traducida del griego koiné sed llenos tiene con ella la idea  que sea algo continuo, que no sea intermitente, ni ocasional. La llenura del Espíritu Santo no es algo que se deba recibir una vez y olvidarse o descuidarse. Es algo en lo  que se exige, que se  requiere constancia, hambre de Dios, búsqueda persistente.

 

Un cristiano que ha sido lleno del Espíritu Santo, debe y puede volver a ser llena una y otra vez y otra vez. La llenura inicial a la que hacemos alusión se manifestó con claridad en los apóstoles y los ciento veinte que estaban en el aposento alto el día del descenso del espíritu santo. La Biblia relata cómo fueron llenos del Espíritu santo Hechos 2:4. Pero luego vemos que en medio de las persecuciones de las cuales eran victimas oraron y el poder del espíritu los volvió a revestir renovándolos con mayor poder y gloria para llevar a cabo su ministerio sin temor y adecuadamente.

Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho.

 

Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?  Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno  Contra el Señor, y contra su Cristo.

 

Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu Santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo había antes determinado que sucediera.

 

Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,  mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.

 

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Hechos 4:23-31.

 

La llenura continúa es aquella  que necesitan tener los cristianos constantemente para poder llevar una vida victoriosa en Cristo Jesús día tras día.  No todos los creyentes tienen ni buscan esta llenura. Muchos cristianos que recibieron la llenura inicial descuidaron su vida espiritual y terminaron vacíos. No buscaron seguir siendo llenos del Espíritu Santo son los  que se quedan niños en la fe, no maduran si continúan en esa vida espiritual sin renovación. La llenura continua  repetimos es necesaria para poder llevar una vida espiritual victoriosa y plena de Dios. Esta llenura es producto de dejarse guiar por el Espíritu Santo, de la búsqueda en oración ayunos y  todo esto acompañado sobre todo de sometimiento a la Palabra de Dios.

 

Todo creyente que sirve a Dios por humilde o sencillo que le parezca su oficio cristiano debe ser según lo exige la palabra de Dios lleno del Espíritu Santo. En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.

 

Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.  Hechos 6:1-3

 

Como narran las Escrituras uno de los requisitos exigidos por los apóstoles para resolver la problemática que afectaba a la iglesia en esa ocasión y poder servir en algo tan humilde como son las mesas fue que tenían, debían ser  llenos del Espíritu Santo.

 

Esto nos indica la importancia de tener una  vida de  llenura del Espíritu  esto establece claramente la diferencia entre bautismo por el Espíritu y llenura del Espíritu.

 

El bautismo agrega al cuerpo de Cristo, la llenura capacita para funcionar con altura espiritual, con dignidad dentro del cuerpo de Cristo, su iglesia.  Los apóstoles no requerían a varones que alguna  vez fueron llenos del Espíritu Santo o que entonces si iban a pretender ser llenos del Espíritu Santo.

Un creyente que está lleno del Espíritu es un cristiano presenta en su diario vivir el fruto del Espíritu. Pablo llama a  los cristianos a andar en el Espíritu no satisfaciendo los deseos carnales andando en su lugar siendo controlados, guiados por el Espíritu Santo.Digo, pues:  Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:16-23.

 

La llenura del Espíritu Santo obra en el cristiano para llevarlo a servirle a Dios, lo primero es deseos de ser su siervo,  denuedo para cumplir con un llamado predicar, enseñar la Palabra del Señor, ser fiel al ministerio requerido pero sobre todo al que lo llamó.

 

Para lo descrito anteriormente podemos tomar como ejemplo al apóstol Pedro durante una terrible persecución por parte de los religiosos de Israel y como este con la llenura del Espíritu pudo testificar de Cristo y no darse por vencido.Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano. Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. Entonces viendo el denuedo de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús Hechos 4:8-13.

 

Continuando con la línea de pensamiento respecto a la llenura del espíritu y con respecto a las adversidades que tiene que afrontar observaremos como el cristiano cuando tiene esta llenura podrá afrontar victorioso las pruebas, las tentaciones, las persecuciones, las calumnias sin desmayar ni negar a su señor.

 

Para ello consideraremos el ejemplo de Esteban un hombre lleno del Espíritu Santo como ya lo hemos visto cuando la elección para servir en las mesas de la cual hicimos alusión atrás, se observa como este continuó siendo un hombre lleno del Espíritu Santo Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo Hechos 6:8 vemos a Dios haciendo grandes prodigios y señales entre las personas por medio de Esteban. Esteban fue perseguido terriblemente convirtiéndose de esta forma en el primer mártir del cristianismo. Mientras era muerto a piedras, Esteban como durante toda su vida cristiana estaba lleno del Espíritu Santo y aunque murió nunca se acobardo, ni negó a su señor, ni dudo y dejo un testimonio poderoso de su fe en Dios  Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,  y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios Hechos 7:55-56.

Para culminar este precioso tema que compete a todos los cristianos, terminaremos considerando lo que ocurre cuando no hay llenura espiritual en un cristiano o quien se precie de serlo.

 

Recordemos que el apóstol Pablo inspirado por el señor llama al creyente a ser lleno del Espíritu, anteriormente también pide que el cristiano no se embriague porque en ello hay disolución, peleas divisiones contiendas y toda clase de tendencias carnales. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu Efesios 5:18.

 

Los cristianos son advertidos a no estar sin esta llenura so pena de andar contario al Espíritu y en desordenes carnales que es lo opuesto a ser lleno del Espíritu.

 

Cuando se anda conforme a la carne, pensando en las cosas del mundo, en los placeres y deleites, no se anda el espíritu, se vive y se practican las obras de la carne, que son diametralmente opuestas al espíritu. Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Gálatas 5.16-21.

 

Lo lamentable de todo esto es que ocurra dentro de la iglesia, porque son inclinaciones de las personas que no conocen a Dios, pero que lastimosamente muchas veces las hayamos en medio de los hermanos, la idea termina afirmando que los que tales cosas hacen no entraran a la gloria eterna , puesto que con Dios no se juega.

 

 

 EL FRUTO DEL ESPIRITU.

 

 

Concluimos el anterior tema sobre la llenura del espíritu santo indicando las terribles consecuencias para el cristiano que carezca de ella y a lo que se expone y de lo que se priva en Dios, por ello consideramos pertinente y apropiado que el siguiente tema fuera sobre el fruto del espíritu y no los frutos del espíritu como comúnmente se afirma ya que son nueve las manifestaciones de ese fruto maravilloso que produce el Espíritu en el cristiano verdadero y que pasamos a considerar.

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.  No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros. Gálatas 5:22-26.

 

Nótese que está escrito EL FRUTO DEL ESPÍRITU no LOS FRUTOS DEL ESPIRITU, lo que nos da entender el producto del fruto que el espíritu santo forma en el cristiano se deriva en nueve virtudes que es las que hacer referencia la carta a los Gálatas.

 

Lo primero que hay que definir es que significa fruto espiritual,  es muestra indiscutible de la  madurez espiritual que el Santo Espíritu ha obrado en el cristiano, en términos de agricultura un fruto es el resultado de todo un proceso, de todo un trabajo paciente y de mucho tiempo, para que una semilla sembrada, regada, y luego bajo los efectos del sol y el agua germine una planta y que ya madura y en su momento esta genere un fruto determinado y buscado. De la misma manera el fruto del espíritu no es cosa de días, sino de mucho tiempo en la medida de la disposición del creyente para con Dios. Llamamos fruto espiritual al carácter del cristiano en la conducta santa y consagrada.

 

Dios es muchas ocasiones y en diversas formas ha llamado a los cristianos a dar fruto, un buen fruto, y aunque es él quien lo otorga por su Espíritu nunca debemos olvidar que lo da en la medida que lo busquemos de corazón y con fidelidad, así lo hallamos en varios pasajes que queremos citar para entender mejor el fruto de la carta de Gálatas y luego si entrar a definir las virtudes que genera en el creyente el Espíritu Santo.

 

Mateo 7:16-20 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.

 

Mateo 12:33: O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su FRUTO malo; porque por el fruto se conoce el árbol.

 

Mateo 13:8: Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.

 

Mateo 13:23: Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.

 

Juan 15:16: No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.

 

Romanos 1:13: Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás gentiles.

 

Romanos 6:21: ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.

 

Romanos 6:22: Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.

 

Romanos 7:4: Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.

 

Filipenses 1:11: llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

 

Colosenses 1:10: para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios.

 

Santiago 3:17: Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

Santiago 3:18: Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

 

2 Pedro 1:8: Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

 

Podemos entender que no solo en el pasaje que estudiamos donde Dios llama al cristiano a dar fruto, sino que es algo bien descrito en la Biblia, y hace parte de las responsabilidades de los hijos de Dios.

Habiendo considerado los múltiples pasajes en que Dios pide a su pueblo que lleve fruto dentro de él, pasemos a explicar el significado de esas virtudes sublimes que solo el poder del Espíritu Santo puede dar al creyente, pero al verdadero.

 

 

Amor.

 

 

La palabras griegas usadas en este pasaje y en la mayoría de las veces en que se usa el término amor en el nuevo testamento son: ágape y agapao.  Y tienen como indicativo  el  amor que siente el cristiano hacia Dios como su principal objeto,  se muestra más que nada en una profunda obediencia a sus mandamientos  como lo describe Juan 14.15-23 Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 1 Juan 2:3-5 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.  El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. 1 Juan 5:2-3 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 

 

2 Juan 6 Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio. El que se niega a cumplir sus propios deseos para obedecer a su señor por encima de todas las cosas.

 

El amor que coloca el Espíritu Santo en el cristiano hacia Dios o a los hermanos no es emocional ya que en la mayoría de los casos no es lo que el creyente desea pero lo tiene que cumplir, para ellos podemos considerar Romanos 15.2-4 Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación. Porque ni aun Cristo se agradó a sí mismo; antes bien, como está escrito: Los vituperios de los que te vituperaban, cayeron sobre mí. Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. , el amor de Dios en el cristiano no busca el mal del prójimo. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor. El amor busca hacer el bien a todos, y en especial a  los de la familia de la fe en Cristo Jesús.

 

En los versos de 1 Juan 4.8-16El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.  En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros. En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros, en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él, el  amor del creyente es exigido,  para dar mandamiento a que los cristianos ejerciten el amor sin hipocresías.

 

Paz.

 

 

El términos griegos para paz son eirene, eireneuoestas se usan en casi todo el Nuevo Testamento con ciertas excepciones. Indica tratos armoniosos entre personas  Romanos 14.19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación. También significa la falta de contiendas, de divisiones ausencia de agresiones Hechos 9.31; en las actividades que cumplen los creyentes para con Dios 1 Corintios 14.33 pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos; la comunión  entre Dios y el hombre, en la reconciliación por el evangelio Hechos 10.36 Dios envió mensaje a los hijos de Israel, anunciando el evangelio de la paz por medio de Jesucristo; éste es Señor de todos. Efesios 2.17Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca.

 

La paz que da el espíritu santo es  primeramente para llevar a la paz, para reconciliar, Marcos 9:50Buena es la sal; mas si la sal se hace insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros mismos; y tened paz los unos con los otros., el Señor exhorta a sus discípulos a  tener paz unos para con otros, reprendiéndolos gentilmente por sus ambiciosos deseos; en Romanos 12.18Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. En 1 Tesalonicenses 5.13y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. Tened paz entre vosotros en ambos casos indica la responsabilidad de no andar en contiendas con nadie.

 

 

Paciencia.

 

 

Varios son los términos que usa le griego para significar esta palabra, entre los más usados en la Escritura hallamos jupomone, queano, makrothumia, makrothumeo.todo esto denota la importancia de esta cualidad en la vida del cristiano.

 

La paciencia se evidencia o ese espera en Dios en medio de todo se forja bajo las pruebas Santiago 1.3-4sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. , también connota el sentido de sobrellevar algo, como pruebas en el servicio del evangelio 2 Corintios 6:4 antes bien, nos recomendamos en todo como ministros de Dios, en mucha paciencia, en tribulaciones, en necesidades, en angustias; Corintios 12:12 Con todo, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros; 2 Timoteo 3.10 Pero tú has seguido mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia, en el trato disciplinario de Dios Padre Hebreos 12.7Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? bajo aflicciones no merecidas 1 Pedro 2:22el cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca;; en el sentido de persistencia, perseverancia, constancia, como en  hacer lo bueno con constancia Romanos 2:7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad.

 

El propósito de este fruto es perfecciona el carácter cristiano Santiago 1.4, y por ello la comunión en la paciencia de Cristo es la condición sobre la que los creyentes serán llamados a reinar con Cristo 2 Timoteo 2.12Si sufrimos, también reinaremos con él; Apocalipsis 1.9Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo. Para  lograr tal paciencia, los creyentes son fortalecidos con todo poder Colosenses 1:11fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidad, con poder en el hombre interior en su Espíritu Efesios 3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu. Jesucristo habla de la paciencia de su palabra para los últimos días Apocalipsis 3:10 Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. es la palabra que habla de la paciencia de Cristo, y sus efectos producidos en los creyentes verdaderos que lo estarán aguardando con fidelidad. En el carácter del cristiano la paciencia indica su manera de refrenarse o de controlarse ante la provocación Colosenses 3:12  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia.

 

Con respecto a la venida del señor también se pide al cristiano tener la paciencia suficiente aguardando su regreso. Santiago 5:7-8Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca; ser paciente; 2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento; esperar con paciencia; esperar con largura de ánimo.

 

 

Gozo.

 

 

La palabra griega para gozo es Cara cuando la luz del amor de Dios, revelado en el don y en la muerte de su Hijo, resplandece en el corazón, éste queda lleno en el acto de gozo inefable y glorioso 1 Pedro. 1:8a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso.  El cristiano debe tener claro que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo  Romanos 14:17porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo.  El creyente debe gozarse en las pruebas a pesar de todo y aunque no esté de acuerdo; Santiago 1.2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, , al final de todo y para con la eternidad el señor llamara a sus siervos fieles a gozarse con el y todas sus recompensas en la eternidad Mateo 25.21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 

 

Por otra parte el cristiano puede gozarse y aun ayudar en los momentos de tribulación, ser fiel a Cristo por encima de las amenazas; Hebreos 10:34 Porque de los presos también os compadecisteis, y el despojo de vuestros bienes sufristeis con gozo, sabiendo que tenéis en vosotros una mejor y perdurable herencia en los cielos; Mateo 5:11-12 Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros; Hechos 5:41Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. La fe en el creyente es fuente de gozo Romanos 15.13 Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo; Filipenses 1.25 Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe, el cristiano verdadero y espiritual se goza con el gozo de los demás Romanos 12:15 Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran, Dios es la base y sentido del gozo del hijo de Dios. Romanos 5.11Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación; Filipenses 3:1Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro; Filipenses 4:4Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! 

 

 

Benignidad.

 

 

El término griego para benignidad es eupeithes que tiene como significado primero dispuesto a la obediencia y dócil Gálatas 5.22; Colosenses 3.12; en gracia, ternura, y compasión.

 

 

 

 

Bondad.

 

 

Para benignidad la palabra usada en el koiné fue agathosune señala a personas regeneradas, nacidas de nuevo y con una disposición a lo bueno  Romanos 15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros. Gálatas 5:22; Efesios 5:9 porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad,  deseo de ser bueno y de hacer el bien. Una actividad bondadosa en favor de otros.

 

 

Fe.

 

 

En el caso de la fe tenemos como palabra griega Pistis.  Esta palabra se usa como confianza en la obra redentora de Cristo y confianza de salvación  Romanos 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, 1Corintios 2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios; 1Corintios 15.14-17Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.  Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.  Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados; 2 Corintios 1:24  No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes; Gálatas 3.23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada; Filipenses 1:25 Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe; Filipenses 2.17 Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros; 1 Tesalonicenses 3.2 y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe ; 2 Tesalonicenses 1.3 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás; 2 Tesalonicenses 3.2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe. 

 

Los fundamentales características de la fe del creyente en su relación con Dios una firme convicción, que trae consigo un absoluto reconocimiento de la revelación o verdad de Él 2 Tesalonicenses 2.11-12Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.;  una rendición personal y absoluta  a el señor Juan 1.12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.

 

 

Mansedumbre.

 

 

Consideraremos el termino griego Prautes una obra de sometimiento completo a Dios efectuada en el alma por Él mismo es  la disposición de espíritu con la que aceptamos sus tratos con nosotros como justos, y por lo tanto sin discutirlos ni resistirlos. La humildad es una directa consecuencia de ella Efesios 4.2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, la esta mansedumbre repetimos lo es ante todo para con Dios, lo es también ante los hombres, incluso ante hombres malos siendo conscientes que estos, con todos los insultos y malos  tratos que puedan inflingir, son permitidos y empleados por Dios para la disciplina y purificación de sus hijos.

 

Los cristianos deben mostrar toda mansedumbre para con todos los hombres. Tito 3:2 Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. , al hombre de Dios se le insta  exhibir esta virtud; exhibir espíritu de mansedumbre en especial con los ignorantes y descarriados 1 Corintios 4:21 ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre? Gálatas 6:1Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.; incluso a aquellos que se oponen hay que corregirlos con mansedumbre 2 Timoteo 2:25 que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad. Santiago insta a los cristianos  a recibir con mansedumbre la palabra implantada Santiago 1.21 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. . Pedro exhorta a los creyentes a presentar mansedumbre en la defensa de la esperanza cristiana 1 Pedro 3:15 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.

 

 

Templanza.

 

 

El termino más recurrente para significar la templanza en griego es enkrateia el mejor significado que se le puede atribuir es dominio propio también continencia, Hechos 24.25 Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.; 2 Pedro 1.6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad.

 

 

 El Espíritu SANTO, dador de los dones espirituales.

 

 

Cuando nos referimos a dones espirituales o del Espíritu en esta parte de nuestro trabajo lo hacemos para indicar los que narra 1 Corintios y que como lo señala nuestro titulo son los que otorga el Espíritu Santo.

 

Cabe mencionar que en muchos otros pasajes es notorio que el padre así como el hijo otorgan dones y es buena la aclaración apara evitar futuras confusiones o atribuciones erradas, veamos entonces esas otras referencias a dones que otorga tanto Dios el padre como Dios el Hijo.

 

Juan 4:10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva;  Hechos 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; Hechos 8:20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero; Romanos 5:15-17 Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo. Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia; Efesios 2:8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; Efesios  4:7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo;  1 Timoteo 4:14No descuides el don que hay en ti, que te fue dado mediante profecía con la imposición de las manos del presbiterio.  2 Timoteo 1:6Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos;  Hebreos 6:4Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo; Santiago 1:17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación; 1 Pedro 4:10Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. 

 

Entonces es evidente que no solo el Espíritu Santo da dones, de la misma manera como hemos considerado con los versículos anteriores el padre como el hijo lo hace también, pero a los dones a los que hacemos alusión en este tema son los dones poderosos del Espíritu Santo para que la iglesia obre con milagros portentos maravillas en su ministerio en la tierra.

 

Los dones del Espíritu  son capacidades sobrenaturales concedidas a cada creyente, en ayuda de su servicio y función que tienen dentro del cuerpo de Cristo para llevarla a cabo con eficacia. Examinemos lo que nos dice la escritura en 1 corintios1-11.No quiero, hermanos, que ignoréis acerca de los dones espirituales. Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos. Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo. Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de operaciones, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

 

Haciendo una sana exégesis podemos destacar las siguientes cosas: No es el plan de Dios que su pueblo ignore los dones y mucho menos que no los comprenda, todas las cosas ene el evangelio deben ser conocidas y entendidas cabalmente por los creyentes, para ser unos buenos servidores de Dios y gozar de todo los espiritualmente Dios ofrece  a la iglesia. Nadie puede afirmar por muy espiritual que le parezca una manifestación que ella lo llevo a denigrar de Jesús porque va en contra posición con lo que hace el espíritu que es exaltar a Cristo.

 

Solo cuando el Espíritu Santo está en plenitud en una persona es capaz de corazón de saber y aceptar el señorío de Cristo que va mas llama de las palabras es indicativo desobediencia y de rendición a él. Se muestra lo ya escrito que tanto el padre como el hijo dan sus dones y sus manifestaciones. Sobre todas las cosas estas manifestaciones del Espíritu Santo son para provecho es decir para su buen uso edificación de la iglesia y misericordia de los no convertidos.

 

 

 

 

Palabra de sabiduría.

 

 

La expresión Logos Sophia es la que en griego indica palabra de sabiduría, y esta significa o da a entender  una sabiduría práctica que dota al cristiano para que sepa cómo actuar qué dirección tomar en un momento dado se presenta en la elocuencia con que predican algunos hombres y mujeres el mensaje del evangelio eterno el Espíritu Santo imparte a los cristianos que les da tal don una sabiduría especial del cual pueden echar a mano cuando tienen que hablar público. Mediante este don el Espíritu lleva al creyente a estado de gran conocimiento  de sabiduría cuando tiene que hablar, explicar, disertar, enseñar. Esta sabiduría dada por el Espíritu Santo llega en un momento oportuno o indicado para una situación particular o para resolver una necesidad específica y bien difícil.

 

Por lo general ocurre en una iglesia local, en una reunión cristiana. En Hechos 15:13-21 encontramos un buen ejemplo del uso de este don. Después de grandes debates en el llamado  concilio de Jerusalén, el Espíritu Santo se reveló por medio por medio de Jacobo, sin ser él el pastor de la iglesia sino más bien  porque era un creyente fiel a Dios.  Guiado por el Espíritu Santo Jacobo dio a a la asamblea una palabra o mensaje de sabiduría que entregó el consejo necesario al mencionado  concilio sobre qué  camino o dirección debían de tomar ante difícil situación doctrinal que tenían por delante. Y cuando ellos callaron, Jacobo respondió diciendo: Varones hermanos, oídme.  Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. 
Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos antiguos. Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre. Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo. 

 

También vemos este don obrando en Pablo cuando el naufragio  Hechos 27:23-24 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quién soy y a quien sirvo, diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.  Este don si en verdad está obrando nunca puede contradecir las Escrituras.

 

 

Palabra de ciencia.

 

 

Gnosis es la palabra  que significa conocimiento saber, investigación, conocimiento de la verdad espiritual, búsqueda de la misma. El creyente que posee este don dado por el Espíritu Santo se le revela conocimiento de eventos presentes o pasados de una persona, algún asunto o congregación en particular.

 

Este conocimiento revelado por Dios ocurre mientas dormimos, en una visión, en oración, en un éxtasis, cuando ministramos desde el pulpito, cuando oramos por una persona, cuando estamos frente a alguien y Dios quiere revelar. Hechos 5:1-10 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?  Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.  Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.  Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido.  Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.  Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido.

 

El creyente debe tener cuidado de no caer en falsamente llamada ciencia como lo advierte el apóstol pablo 1 Timoteo 6:20-21 Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, 
la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén. Esa falsa ciencia no es otra cosa que la herejía del gnosticismo.

 

 

 

 

Fe.

 

 

Pistis, la biblia declara la fe comparada de diversas maneras así: Es una puerta  Hechos.14:27Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles., un fruto Gálatas. 5:22-23, una ley Romanos. 3:27¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe, un escudo Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Un espíritu 1 Corintios. 4:13 Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. , una coraza 1 Tesalonicenses. 5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo., y un misterio 1 Timoteo. 3:9 que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.

 

La fe como don es aquella fe sobrenatural y poderosa para estar seguro que Dios hará algo, esta se tiene que manifestar necesariamente con un milagro que es lo que produce esa clase de don. Hechos 3:1-11 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.  Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.  Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos.  Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos; y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios. Y todo el pueblo le vio andar y alabar a Dios.  Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido. Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo, atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón; Hechos 14:8-10 Y cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado.  Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado, dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo. 

 

 

Dones de sanidades.

 

 

La palabra griega iama que significa: sanidad, Este don esta en plural por ello se escribe  sanidades y no  sanidad en singular, la operación de este don es una manifestación abundante por la cual Dios sana prodigiosamente. Este poder obro en el ministerio de Cristo según lo reseña Mateo 8:16-17 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

 

Dios  usa a un creyente para que ore y sea el instrumento por cual sean sanados los que padecen un tipo de enfermedad en particular; de la misma manera puede usar a otros para la sanidad d otra clase de males físicos. Se entiende y se ha llegado a la conclusión que  Felipe el diácono, y posteriormente evangelista, fue usado de manera especial para la sanidad de cojos y paralíticos según  Hechos 5:12-16 Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón. De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres; tanto que sacaban los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos. Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados; Hechos 8:5-8 Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad.  Que la expresión se halle en plural en este don también nos indica que Dios puede conceder una manifestación especial de este don para sanar a una persona de un padecimiento especial.

 

 

Milagros.

 

 

La palabra griega para milagro según 1 corintios 12:10 es  dunamis significa poder, capacidad inherente. Usada con respecto a  obras de origen y carácter sobrenatural, que no son producidas por actos naturales o humanos.

 

Este se puede manifestar según sea la necesidad de diversas maneras; liberación de demonios, resurrección de muertos milagros en la naturaleza  o casos de reprensión divina como la ceguera del mago Elimas Hechos 13:9-11 Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos, dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.  y los muchos y diversos milagros de Dios por mano de su apóstol Pablo. Los milagros son también manifestaciones sobrenaturales que ayuden a resolver algunas necesidades existentes en la congregación o en un creyente individualmente El fin  de los milagros al fin y al cabo, ocurran como ocurran su sentido final es  demostrar que Jesús, nuestro Señor, es quien nos da la victoria

 

 

Profecía.

 

 

Propheteia es el termino griego para profecía  señala  un discurso  de inspiración divina para indicar algo malo, censurar el pecado,  consolar en la aflicción, para revelar cosas ocultas o indicar y advertir de eventos futuros. Esto está muy de acuerdo con lo que dice 1 Corintios. 14:3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

La profecía se debe ejercitar en la congregación conforme a la medida de la fe Romanos 12:6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; no debe contradecir la palabra profética de la biblia debe estar en armonía con esta 2 Pedro. 1:19-21 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.. La profecía edifica a los miembros del cuerpo de Cristo generando crecimiento espiritual y ayudando a desarrollar y confirmar la fe. De la misma manera la profecía exhorta a los creyentes alentándolos, animándolos, desafiándolos e instándolos  a estar activos en la obra de Dios con fidelidad y amor y paciencia La profecía sirve de consuelo a los cristianos y les da gozo, vigor y nueva esperanza en las promesas  verdaderas de Dios. No debe ser menospreciada en las iglesias 1 Tesalonicenses. 5:20 No menospreciéis las profecías.

 

 

Discernimiento de espíritus.

 

 

El término griego para discernimiento es diakrisis tiene como significante: distinción, discriminación clara, discernimiento y juicio así mismo significa distinguir o conocer entre una cosa y otra por un acto especial de los sentidos o de la inteligencia en este caso tiene que ver con un acto único y exclusivo de Dios por medio del Espíritu Santo que nos regala este don para poder distinguir la procedencia de algo.

 

De esta manera distinguimos si algo viene de Dios o del diablo o sencillamente del espíritu humano, sirve para saber si algo es falso o verdadero por mucho que se parezcan.

 

El Espíritu Santo de dios muestra con claridad en casos especiales la naturaleza o intención de un espíritu de error. Hechos 5:3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? ; Hechos 8:20-23 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón;  porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás; Hechos 13:10  dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor? ; Hechos 16:16-18 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora. 

 

 

Diversos géneros de lenguas.

 

 

En esta ocasión usaremos la palabra griega genos que nos habla de  familias, tipos, linajes o clases, por su lado la palabra lenguas en el koiné es glossa que nos indica como significado  Idioma.

 

Por medio de este don maravilloso el creyente tiene el poder de Dios para hablar en otros idiomas o lenguas, estas pueden ser humanas o angelicales. 1 Corintios 13:1: Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.

Las lenguas sirven para la edificación personal del creyente cuando así lo desee 1 corintios 14:4 El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia. 

 

 

Interpretación de lenguas.

 

 

Cuando se habla de interpretación en el griego bíblico se usan comúnmente dos términos hermenia y ermeneuo estas no dan como significado explicar, interpretar; traducir el significado de las palabras en un lenguaje diferente al nuestro o el que conocemos Haciendo uso de este don se interpretan los mensajes que en lenguas da Dios en la congregación pero también para con cada creyente en particular cuando ejercita para sí el don de lenguas. 1 corintios 14:5,13 Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas, pero más que profetizaseis; porque mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a no ser que las interprete para que la iglesia reciba edificación. Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla.

 

 

EL ESPIRITU SANTO Y LA INSPIRACION DE LAS ESCRITURAS

 

 

Este tema es maravilloso en la medida que nos revela  que todo lo que está escrito, que todo lo que conocemos de Dios apartir de la Biblia, tiene un autor que la inspiró y ese es el Espíritu Santo 2 Pedro 1:19-21 sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,  y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.  Si no fuera por el Espíritu Santo quien en la Trinidad es quien cumple esta labor, el hombre no sabría nada de Dios con certeza y no poseería la revelación perfecta del pensamiento divino como lo tenemos por medio de las Escrituras.

 

Continuando con lo dicho anteriormente de la misma manera que Pedro, el apóstol pablo le escribe a su discípulo Timoteo sobre el poder y la verdad de dicha inspiración 2 Timoteo 3:16Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, se nos dice  que la Biblia es un libro inspirado.  Inspiración en el griego bíblico se denota theopneustic   que habla  de cómo Dios respiró o sopló.  En el ya reseñado  2 Pedro 1:21, la idea que se nos da es que los hombres de Dios fueron inspirados por el Espíritu así como el viento mueve a un barco.   Sin olvidar que varias partes de  la Palabra de Dios fueron dictadas Éxodo 20:1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo, otras recibidas por visión Apocalipsis 1:11, otras lo fueron por dirección interna Lucas 1:1-3 Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, es notable que toda la Escritura absolutamente debe ser admitida como la genuina Palabra de Dios Hebreos 4:12Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón..

 

El énfasis de la enseñanza de la inspiración consiste en que las Escrituras proceden de Dios, de su pensamiento, de su corazón y sobre todo de su voluntad. Los vasos humanos usados para escribir la palabra de Dios, las Escrituras, por su naturaleza humana podían fallar, pero  recuérdese que nunca la profecía que en este caso es la Biblia fue concebida ni hecha  por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo lo cual ha blindándola revelación escrita de cualquier imperfección, error, contradicción, por ello se afirma con verdad que la Biblia es inerrante, es decir que no posee error alguno.

 

 

 EL ESPIRITU SANTO EN LA IGLESIA CONSIDERACIONES

 

 

Con el descenso del Espíritu Santo, con la primera predicación de Pedro llevado por ese poder y unción, se dio inicio a la iglesia como tal y de ahí en adelante se siguió desarrollando como por ejemplo lo narra el libro de los hechos con milagros, señales, maravillas liberaciones, predicación, fundamentación de la doctrina lo que se registra a lo largo de las epístolas y subsiste hasta hoy tal y como la conocemos.

 

El mismo Espíritu que descendió el día de pentecostés es el mismo que obro y sigue obrando hoy en el siglo 21, no ha abandonado la iglesia y no lo hará, sino que cuando esta sea arrebatada para con Cristo y este la reciba en el aire para estar siempre con ella, el Espíritu mismo partirá con la iglesia. 1 Tesalonicenses 4:16-18 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. 2 Tesalonicenses 2:6-7 Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio.

 

Habiendo hecho el preámbulo consideremos como actúa el Espíritu Santo en el cuerpo de Cristo. En su formación y fortalecimiento. Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo Hechos 9:31.

 

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu. Efesios 2:19-22. El Espíritu encamina adecuadamente a la obra de la predicación para  salvación y escoge ministros para el reino de Dios.

 

Hechos 8:29.  Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.

 

Hechos 13:2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.

 

Hechos 16:6-10. Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.

 

Hechos 20:28  Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Usa con señales y poder a los creyentes para la obra de Dios.

 

Hechos1:8; 1 Corintios 2:4. Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

1 Corintios 2:4. Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder.

 

Señala las adecuadas y justas doctrinas de Dios para con su iglesia.

 

Hechos 15:28  Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias.

 

Hace del creyente su morada.

 

1 Corintios 3:16; ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

 

1 Corintios6:19-20  ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

 

Fortalece el hombre interior del cristiano.

 

Efesios 3.16. Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en el hombre interior por su Espíritu.

 

Genera la unidad del creyente con Dios y con los hermanos en Cristo Jesús.

El Espíritu Santo hace del  creyente uno en el espíritu con Dios y con otros creyentes. Esto se llama la unidad del Espíritu.

 

1 Corintios 6:17; Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él.  

 

1 Corintios12:12-13  Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

 

Intercede desde y por el creyente.

 

Romanos 8:26-27 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Efesios 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

 

Judas 20 Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo.

 

Hace del creyente un hijo de Dios, lo guía.

 

Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

 

Romanos 8:14  Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

 

Transmite el amor de Dios al creyente.

 

Romanos 5:5 Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado. 

 

Forma  la imagen de Cristo en los hijos de Dios.

 

2 Corintios 3:18. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

 

Testifica de nuestra condición como hijos de Dios.

Romanos 8:16  El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 

 

1 Juan 3:24 Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado. Genera y obra libertad.

 

Romanos 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 

 

2 Corintios 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Da consuelo a los cristianos.

 

Juan 14:17,26 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.  El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 

 

 

Otras actividades del Espíritu Santo.

 

 

Para culminar esta extensa parte doctrinal de nuestra investigación queremos considerar brevemente otras actividades del Espíritu que aunque mencionadas generalmente no por esos carecen de importancia.

 

Unge para el ministerio Lucas 4:18 El Espíritu del Señor está sobre mí, 
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; 
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; 
Da a Cristo  la gloria Juan 16:14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Lleva a toda verdad  Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. Da convicción de pecado  Juan 16:9-11 De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. 

Llena con su poder a los creyentes.  Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

 

Da testimonio de Jesús  Juan 15:26 Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí. 

 

Da acceso a Dios el padre Efesios. 2:18  porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. 

 

Da certeza  Romanos  8:15-16 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios;  Gálatas. 4:6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! 

 

Limpia 2 Tesalonicenses. 2:13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad; 1 Pedro 1:2elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

 

Otorga poder al cristiano  1 Tesalonicenses. 1:5 pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros. 

 

Ayuda al cristiano en la debilidad e intercede por él Romanos 8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. 

 

Dirige la oración  Efesios. 6:18orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; Judas 20  Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo

 

Interprete de  las Escrituras 1 Corintios. 2:1,14 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría, Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

 

Efesios. 1:17para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 

Liberta  Romanos. 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. 

 

Resucita. Romanos 8:11Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros. 

 

Hace vencedor al cristiano sobre la carne  Romanos  8:2-4 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.  Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. ; Gálatas. 4:6 Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! 

 

  

HISTORIA

 

  

LAS HEREJIAS, LOS GRANDES DEBATES, Y LA CONFIRMACION DE LA DOCTRINA PNEUMATOLOGICA EN LOS PRIMEROS SIGLOS DELA CRISTIANDAD.

 

La persona del Espíritu Santo ha sido sin lugar a dudas la más atacada dentro de la trinidad, ya que se le ha querido ignorar su personalidad afirmando que solo es una fuerza o un poder  o una cosa o una emanación intentando ignorar su personalidad, su divinidad, su gloria, su trabajo, en la creación en la iglesia, en el creyente particularmente hablando, su dones, sus títulos o nombres verdades que ya hemos demostrado abundantemente.

Lo particular de todo es que a pesar de las contundentes pruebas que tiene la Biblia para todo y cada uno de lo que hemos mencionado algunos a través de la historia han afirmado lo contario tergiversando las Escrituras, basándose en racionamientos dañinos y errados, pero ante esos constantes ataques en contra del espíritu santo tanto ayer como hoy ha habido una sana defensa de la sana doctrina, en especial con la que tiene que ver con la pneumatologia, tal y como lo hacemos con este trabajo que cuenta con este entre sus diversos propósitos.

 

El tema que nos compete a esta altura de nuestra investigación es observar cómo se fue desarrollando en la historia la doctrina del Espíritu Santo, y la manera en que se tuvo que defender esta para preservación de la verdad de Dios.  La herejía gnóstica: Relegando al Espíritu Santo.

 

Antes de considerar las falsas enseñanzas de los gnósticos con respecto al Espíritu Santo, cabe recordar que el gnosticismo fue una herejía que atacó a la iglesia en especial en el siglo i y ii y que a la vez fue refutada por los apóstoles de la iglesia primitiva tales como Pablo y Juan en sus epístolas.

Estos eran básicamente y según la definición del Diccionario Bíblico Nelson; “Complejo movimiento religioso-filosófico que se manifestó con especial fuerza a mediados del siglo II de nuestra era. Mezcla de conceptos zoroastras, platónicos y judeo-cristianos, constituyó una fuerte amenaza para el cristianismo”.

 

Entre las cosas que más los caracterizaron fue su negación de la verdadera encarnación de Cristo, Una tendencia a la fusión de doctrinas cristianas con elementos filosóficos, místicos y mágicos de oriente.

 

Los apóstoles de Cristo en la escritura en sus cartas a las iglesias y a todo creyente en general, los refutaron en los siguientes versos Colosenses. 2:1-8 Porque quiero que sepáis cuán gran lucha sostengo por vosotros, y por los que están en Laodicea, y por todos los que nunca han visto mi rostro; para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. Y esto lo digo para que nadie os engañe con palabras persuasivas.  Porque aunque estoy ausente en cuerpo, no obstante en espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo.  Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo;  Juan1:1-3;  Juan. 1:1-3 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.  Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho; Colosenses. 2:18  Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal; 1 Timoteo. 1:4 ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. ;  Juan.1:14; 4:6 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta; 1 Juan 1:1-3 Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo; Juan 2:22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo; Juan 4:1-6 Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.  En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error.; Juan 5:1 Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él; Juan 5:20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna. 

 

Verdades que debemos considerar y guardar en lo más profundo del corazón. Con respecto al Espíritu Santo que es en quien hacemos el énfasis limitaron la obra del Espíritu Santo al reino del intelecto a la mente y solo a los pensamientos es decir lo consideraron como algo solo abstracto y no vivo y personal y lo excluyeron de la naturaleza moral del ser humano.

 

Marción uno de los máximos representantes del gnosticismo rechazó como válida y necesaria toda acción o manifestación del Espíritu, quitando en sus enseñanzas la importancia vital del Espíritu de Dios en el cristianismo verdadero tal y como lo hemos demostrado en la parte doctrinal de este trabajo.

 

 

Montanismo

 

 

El uso inapropiado de la profecía, creerse el Espíritu Santo. Esta herejía toma su nombre de Montano un hereje que se autodenominó  un enviado del Espíritu Santo, la gran herejía de este personaje consistió en pretender haber recibid  revelaciones nuevas del Espíritu, superiores a las que le habían sido enseñada a la iglesia  y que ya están registradas en las Escrituras. Él y sus seguidores enseñaban que Dios hablaba a través de ellos y se consideraban vasos vivientes del Espíritu Santo e incluso aparentemente su encarnación, una herejía muy horrible creyó Montano ser el consolador que habla el evangelio de Juan en los capítulos 14y 16. Se entiende que  el don de profecía fuese el más enfatizado por los montanistas, quienes se consideraban a sí mismos la nueva profecía.

 

Lo lamentable de todo esto es que para atacar las pretensiones y exceso de montano y sus seguidores se llego al exceso de sospechar de cualquier manifestación espiritual en especial de la profecía, lo que llevó para tal tiempo a la declinación de los dones en especial de la profecía y de la acción poderosa del espíritu en sentido general es decir se combatió un error con otro error.

 

Pablo de samotracia: Uno de los primeros herejes de la sana doctrina del Espíritu Santo.

 

Este hereje fue uno de los primeros teóricos en negar la personalidad del espíritu santo, viéndolo como una simple emanación, una simple expresión e la energía de Dios, una influencia inerte que emanaba de Dios para con los creyentes.

 

 

Monarquismo

 

 

Herejía para quien solo en  Dios hay una persona. Esta herejía se atribuye comúnmente a Sabelio aunque es sabido que no fue el único que la difundió pero si es considerado su originador doctrinalmente hablando.

 

Niega contrario a lo que enseña la Biblia sobre la Trinidad que en la divinidad solo existe una persona que se ha manifestado en tres formas, como Padre, como Hijo, y como Espíritu Santo, siendo la misma persona bajo diferentes identificaciones. Este titulo de monarquismo se le atribuye a Tertuliano que los combatió grandemente.

 

 

Arrianismo.

 

 

Negador de la Trinidad. Al igual que el monarquismo negó la Trinidad pero desde concepciones distintas; Arrio el obispo hereje de quien se desprende el término  negaba la trinidad aceptando solo la divinidad del Padre, a Jesucristo lo veía como una creatura del Padre que le había ayudado en ciertas labores y al Espíritu Santo lo veía como una creatura hecha por el Hijo quien estaba subordinado a él.

 

Pneumatomaquianos: los que pelean contra el Espíritu Santo. Llamados así los sostenedores de esa herejía por negar la divinidad del Espíritu Santo posteriormente conocidos como macedonianos por Homoiousiano Macedonio que tenía unas ideas similares negando la divinidad del Santo Espíritu.

 

 

 

Macedonianos o pneumatóómacos.

 

 

Aunque aceptaban la divinidad del Hijo a diferencia de Arrio que la negaba, los macedonianos si negaban la deidad del Espíritu Santo. Concilio de Nicea y Concilio de Constantinopla I.

 

Las herejías pneumatologicas que sacudieron la iglesia en los primeros siglos de la cristiandad hicieron necesaria la reunión de los mejores teólogos y estudiosos de las Escrituras para poder dilucidar tan apremiantes dificultades en el seno de la iglesia, refutar las terribles herejías contra el Espíritu Santo y dejar clara la sana doctrina sobre la verdad pneumatológica.

 

Concilio de Nicea I: Uno de los concilios más conocidos por la cristiandad y el primero de gran importancia en la era posterior a la iglesia primitiva, se llevo a cabo en el año 325 (siglo IV) en el mismo se condenan las herejías de Arrio de quien ya hemos hecho referencia, se refutaron las ideas del hereje en torno a su negativa de la creencia de la trinidad, negación de la divinidad de Cristo y su afirmación que el Espíritu Santo es una creatura inferior al hijo, una fuerza, una  emanación.

 

El punto vital y más álgido fue sin lugar dudas defender la divinidad de Cristo,  su igualdad con el Padre, la verdad de la Trinidad bíblica, sin embargo en dicha defensa de la Trinidad divina también está implícita la personalidad y divinidad del Espíritu Santo.

 

En dicho concilio se condeno la herejía de Arrio, se afirmo la verdad de la Trinidad y quedó establecida tanto la personalidad como la divinidad del Espíritu Santo quedando escrito o sustentado en lo que se conoce como el credo o símbolo de Nicea, el cual transliteramos aquí lo más fiel posible al original.

 

Creemos en un Dios, el Padre, el Todopoderoso, Creador del cielo y la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creemos en un solo Señor, Jesucristo, el único hijo de Dios, eternamente engendrado del Padre, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre. A través de él todas las cosas fueron hechas. Para nosotros y para nuestra salvación bajó del cielo: por el poder del Espíritu Santo se encarnó en  María, y se hizo hombre. Por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado. Al tercer día resucitó de acuerdo con las Escrituras; subió a los cielos y está sentado a la diestra del Padre. Y de nuevo vendrá con gloria 
a juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre [y el Hijo]. Con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria. Y que habló por los Profetas. 
Creemos en una Iglesia santa, y apostólica. Reconocemos un solo bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de los muertos, 
y la vida del mundo futuro. Amén.

 

Concilio de Constantinopla I: Llevado a cabo en el 381 a diferencia del concilio de Nicea el centro de este fue el Espíritu Santo contra las herejías que se levantaban contra él y como defensa de la doctrina del mismo. Buscaba confirmar el símbolo de fe de Nicea, reconciliar a los arrianos con la Iglesia y poner fin a la herejía Macedonia. Este concilio de manera clara confesó la divinidad del Espíritu Santo con expresiones equivalentes, como que procede del Padre y no por generación. Tanto el Hijo como el Espíritu pertenecen, de esta manera a la divinidad y no a la creación.

Por otro lado tenía que probarse, que el Espíritu Santo es distinto de Dios, el Padre, y no solamente una inerte fuerza o emanación  de Él. La pregunta que se debían formular era la siguiente  ¿Por qué el Espíritu era distinto de Dios? Porque es el Espíritu del Padre y del Hijo: el Hijo lo recibe del Padre y lo derrama sobre los cristianos.  El termino griego homeousiano  es el usado para disertar sobre la semejanza de substancia, del Espíritu con respecto al Hijo y al Padre. De esta manera si el Espíritu procede del Padre es para afirmar su divinidad este no viene de la nada y queda en igualdad con el Hijo.

 

 

La patrística y la pneumatologia

 

 

La patrística se refiere a las enseñanzas de los llamados “padres de la iglesia” que surgieron y obraron una vez terminado el periodo apostólico de la iglesia hasta aproximadamente el siglo VIII, su enfoque estuvo en la defensa adecuada y verdadera de la fe cristiana contra los apostatas filtrados y los que ya se habían separado del seno de la iglesia, contra las herejías de adentro y aun contra los paganos e incrédulos en general.

 

La referencia que queremos hacer de la patrística es con respecto única ye exclusiva del Espíritu Santo, en la defensa de este y en una clara disertación del mismo, estudios, disertaciones y conclusiones de las que gozamos y nos documentamos  hoy día. La patrística como en muchos temas y casos  tuvo la necesidad de hacer una defensa correcta en torno a la divinidad del espíritu santo lo que ya demostraría de paso y verdad su personalidad porque si el Espíritu Santo es Dios se sobreentiende su personalidad. Justino mártir  considerado el primer apologista cristiano que vivió durante el siglo II escribió contra los apostatas y contra los paganos en favor de la divinidad del Espíritu Santo haciendo las siguientes declaraciones  en su Primera Apología. A él Dios verdaderísimo y al Hijo, que de Él vino y nos enseñó todo esto, y al Espíritu profético, le damos culto y adoramos, honrándolos con razón y verdad. Entonces toman en el agua el baño en el nombre de Dios, Padre y Soberano del universo, y de nuestro Salvador Jesucristo, y del Espíritu Santo. 

 

En una ocasión cuando se le acusó de no tener poder de Dios contesto así “Si  deseáis la prueba de que el Espíritu de Dios ha venido entre nosotros, venid a una de nuestras reuniones y veréis cómo los demonios son expulsados y los enfermos curados, y entenderéis a la gente que habla las

lenguas nuevas y profetiza.

 

Irineo de lyon. “De la misma manera,  oímos también en la Iglesia a muchos hermanos que tienen el don de la profecía, que mediante el Espíritu Santo hablan diversas lenguas y que, para la edificación de los demás, ponen a la luz lo que estaba oculto y proclaman los misterios de Dios”.

 

En su famosa obra Contras las Herejías y en defensa del Espíritu Santo escribió lo siguiente: “un Dios, el Padre Omnipotente, hacedor del cielo y de la tierra y del mar y de todas las cosas que en ellos hay; y en un Jesucristo, el Hijo de Dios, quien se encarnó para nuestra salvación; y en el Espíritu Santo, quien proclamó por medio de los profetas las dispensaciones de Dios y los advenimientos y el nacimiento de una virgen, y la pasión, y la resurrección de entre los muertos, y la ascensión al cielo, en la carne, del amadísimo Jesucristo, nuestro Señor, y Su manifestación desde el cielo en la gloria del Padre, a fin de ‘reunir en uno todas las cosas’, y para resucitar renovada toda carne de la entera raza humana, para que ante Jesucristo, nuestro Señor, y Dios , y Salvador, y Rey, según la voluntad del Padre invisible, ‘se doble toda rodilla, de las cosas en los cielos, y las cosas en la tierra, y las cosas debajo de la tierra, y que toda lengua le confiese, y que El ejecute un justo juicio sobre todos”

 

Tertuliano. En su obra Contra Praxíteles escribió en defensa de la Trinidad y de la persona del Espíritu en especial: "Definimos que existen dos, el Padre y el Hijo, y tres con el Espíritu Santo, y este número está dado por el modelo de la salvación [el cual] trae unidad en trinidad, interrelacionando los tres, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Ellos son tres, no en dignidad, sino en grado; no en sustancia sino en forma; no en poder, sino en clase. Ellos son de una sustancia y poder, porque hay un Dios de quien estos grados, formas y clases se muestran en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo."

 

Orígenes.  En su obra Sobre los principios en defensa de la pneumatologia bien disertada escribió de esta forma: "Pues si este fuera el caso [que el Espíritu Santo no fuese eternamente como El es, y hubiese recibido conocimiento en algún momento y entonces llegado a ser el Espíritu Santo] el Espíritu Santo nunca hubiese sido reconocido en la unidad de la Trinidad, es decir, junto con los inmutables Padre e Hijo, a menos que El siempre hubiese sido el Espíritu Santo... De todos modos, parece apropiado inquirir cuál es la razón por la cual quien es regenerado por Dios para salvación tiene que ver tanto con el Padre y el Hijo como con el Espíritu Santo, y no obtiene la salvación sino con la cooperación de toda la Trinidad; y por qué es imposible tener parte con el Padre y el Hijo, sin el Espíritu Santo”.

 

Los llamados credos primitivos declararon la divinidad del Espíritu Santo tales como el llamado credo romano antiguo, lo mismo que el credo de Eusebio de Cesarea donde afirmaban la creencia en el Santo Espíritu y como tal su adoración.

 

Alejandro de Alejandría en su disputa con los tropici que decían que el espíritu santo era una creatura afirmaba el término hoousios para indicar que el espíritu santo es Dios en la misma medida que el padre y que el Hijo.

 

Una de las obras más importantes y de trascendencia en el cristianismo antiguo la escribió Basilio llamado el grande, su libro tiene por título Sobre el Espíritu Santo, en cuya obra afirmo que el Espíritu Santo debe ser considerado con o en el mismo rango que el Padre y el Hijo, no ser considerado como menos o en un rango inferior al padre y al Hijo, que en la formula bautismal tiene el mismo trato y nivel que le padre como el Hijo.

 

El llamado credo atanasiano, pero que realidad refleja mejor la postura de Agustín de Hipona con respecto al Espíritu Santo dice así: la divinidad del Espíritu Santo, el Espíritu Santo increado, el Espíritu Santo ilimitado, el Espíritu Santo eterno, el Espíritu Santo omnipotente, el Espíritu Santo Dios, el Espíritu santo procede del Padre y del Hijo, no es hecho ni creado.

 

 

PROBLEMÁTICA Y DESAFÍO ESPIRITUAL PARA LA IGLESIA DEL  ÚLTIMO TIEMPO

 

 

Es esta la tercera y última parte de este trabajo investigativo que nos ha llevado por una amplísima y sana disertación pneumatológica en su primera parte desde el enfoque doctrinal, por ello a esa primera sección de nuestra investigación le colocamos por título “DOCTRINA”, en ella conocimos de manera profunda las muestras claramente bíblicas de la personalidad del Espíritu Santo, así como su deidad, sus oficios, es decir su obra en general que incluye su labor con la iglesia de una manera plena.

 

La segunda parte de muestra sección descrita como “HISTORIA” abarca los primeros siglos de la cristiandad, las herejías pneumatologicas que se gestaran en esa época, las formas de refutarlas y los hombres que se destacaron como defensores de la sana doctrina del Espíritu Santo, la parte histórica es importante en la medida que nos indica los grande debates librados para que la verdadera enseñanza sobres el Espíritu Santo no quedará obscurecida por el error prevaleciendo la mentira de los herejes y apóstatas.

 

La tercera y última parte que nos compete indica de una manera cruda la realidad que hoy como iglesia vivimos frente a las diversas problemáticas que atraviesa el cristianismo actual, el del último tiempo en el que sabemos que nos hayamos.

El título que hemos dado a esta tercera y última parte nos muestran que a pesar de la maravillosa presencia y obra constante del Santo Espíritu en medio de la iglesia  y mientras esta esté  en la tierra el cristianismo actual deja mucho que desear con respecto al cristianismo primitivo y más con respecto a lo que el señor Jesucristo desea para con su iglesia. Esa problemática la podemos resumir en la falta de una verdadera espiritualidad que atraviesa la iglesia universal, falta de santidad, de pureza, de consagración, falta de poder o de unción, falta de unidad, lo lamentable de todo esto es que viviendo el último tiempo y a las puertas de la venida de Cristo por su iglesia las condiciones sean las descritas.

 

El complemento del título nos  habla de desafíos, los desafíos de la iglesia del último tiempo que vivimos, el desafío de vivir una verdadera vida cristiana abundante del Espíritu Santo, de santidad y consagración a Dios, de unidad verdadera entre los hermanos, de poder  Divino en medio de los perdidos y ante todo llevar una vida que guiada por el Espíritu Santo, nos haga dignos de ser tomados en el día en que el señor Jesucristo arrebate a su iglesia.

 

 

Problemática

 

 

Ausencia de la Plenitud del Espíritu Santo: Loprimero que abarcaremos es la problemática que la falta de la plenitud del Espíritu Santo está trayendo a la iglesia hoy, problemáticas que en el poder de Dios de conocer las cosas anticipadamente y por su palabra inspirada ya el señor había visto que esto sucedería con especial énfasis en el cristianismo en los últimos días tal y como lo vemos hoy.

 

Una de las cosas que más llama la atención, que más sorprende  de las Escrituras es cuando el hombre lucha contra el Espíritu Santo, cualquiera dirá, yo no lo hago, pero con los hechos reprochables que vamos a considerar demostraremos que eso es una tendencia cada vez mayor en las congregaciones cristianas de nuestro tiempo. Para ello consideraremos 2 versículos que son reveladores en ese aspecto.

 

Génesis. 6:3. Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.

 

Isaías 63:10 Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su Santo Espíritu; por lo cual se les volvió enemigo, y él mismo peleó contra ellos. 

 

El texto de Génesis se ubica en los primeros tiempos de la humanidad durante una época  de gran rebeldía contra Dios y contra todo lo bueno, es un momento en la historia antes del diluvio, después del cual Jehová decide castigar a la humanidad por su iniquidad, es interesante observar como aparece la expresión que indica que el Espíritu de Dios no pelearía, insistiría más con esa humanidad pre- diluviana llena de pecado.

 

Cuando el hombre peca una y otra vez y ese pecado va en aumento esta peleando contra el Espíritu Santo. Por su parte la referencia que hace Isaías es la obstinación pecaminosa, la desobediencia constante del pueblo de Israel para con Dios, actos de gran pecaminosidad, de idolatrías, de faltas al pacto, cuando Dios mismo los constituyo para que fueran un pueblo santo, apartado para él, diferente en medio de las naciones, propósitos que Israel nunca quiso cumplir para con Dios.

 

Es triste escribir que los hombres pelean contra el Espíritu Santo y eso ya visto desde la antigüedad. Pero alguno dirá  que eso solo aconteció en el pasado remoto como lo registra el antiguo testamento que es donde se encuentran las citas en mención, pero lo que vamos a demostrar de ahora en adelante es que tal coas continuo sucediendo y que aun en la iglesia sucedió desde los comienzos de la misma y hoy se ve abundantemente en las congregaciones evangélicas.

 

Para ello vamos a considerar los pecados contra el Espíritu Santo los cuales están registrados dentro del Nuevo Testamento y conciernen con la iglesia así esta verdad parezca dura, pero ante todo es cierta.

 

El Espíritu Santo es quien tiene la magna obra de trabajar en  el corazón de los hombres y llevarlos a que reconozcan entiendan, reciban, y se sometan a los beneficio redentor de la obra de Cristo.  El Espíritu habita en los creyentes y está presente siempre la iglesia del Señor.  El Santo Espíritu es quien convence a los incrédulos y contiende con los pecadores Juan 16:8-11 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí;  de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.  Debido a esta obra, a ese gran trabajo que Él realiza en la vida de los creyentes, la Biblia menciona varios pecados que se cometen contra el Espíritu.

 

 

La Blasfemia Contra el Espíritu Santo: Ese terrible pecado fue denunciado por el mismo señor Jesucristo lo mismo que sus tremendas consecuencias, producto que alguno que viendo sus milagros se los atribuían a Satanás.

 

Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba. Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David? Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios.  Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá. Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino? Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces. Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa. El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama. Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. Mateo 12:22-32.

 

Se entiende claramente que tal ofensa o blasfemia no la comete un verdadero cristiano sino una persona que no ha reconocido a Cristo en su vida y menos la ha aceptado, es la persona que él atribuye los milagros, las señales de Dios a Satanás, ofende al Espíritu en esa manera atribuyendo su accionar Santo a los espíritus inmundos.

 

En los días del ministerio de Cristo en la tierra obrando bajo el poder y la guía del Santo Espíritu los fariseos acérrimos enemigos del señor atribuyeron al demonio la vida y obra de Jesús, por tanto lo rechazaron y con esa actitud rechazaron la vida eterna, rechazaron al Espíritu que es el que convence  de pecado y muestra a Jesucristo como la luz verdadera, en esa consiste la blasfemia contera el Espíritu Santo, la incredulidad, la obstinación, la dureza del corazón ha llevado al hombre a esa condición , y en ese estado espiritual se pierde para siempre. ya que lo han hecho en una manera consciente, luego de oír el mensaje de salvación la cual también han rechazado, cuando se han encerrado en sus vanos pensamientos, se han llenado de orgullo y creen no necesitar de Dios.

 

La pregunta entonces es ¿qué tiene esto que ver con cristianismo? Si no son los cristianos y si los inconversos los que cometen tal ofensa? ¿Qué tiene que ver con lo que estamos tratando? Tiene que ver porque antes de dilucidar sobre los pecados que la iglesia comete contra el espíritu santo, hay que ver el horrendo pecado que cometen  los incrédulos en contras del santo espíritu, para que en nada nos parezcamos a ellos y no sea que dudemos y también le atribuyamos a Satanás lo que Dios hace, o por criticar o juzgar un creyente, hermano en Cristo afirmemos que esta poseído por el diablo, por no entender una ministración u obra del Espíritu que está de acuerdo a las Escrituras.

 

Intentar Engañar  al Espíritu Santo: Lo primero que tenemos que aclarar es que a Dios nadie lo puede engañar, porque en su sabiduría nada lo toma por sorpresa y en su omnisciencia todo lo conoce y lo sabe absolutamente todo aun antes que las cosas sucedan, por lo tanto Dios no puede ser burlado Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. 

 

Más bien el hombre muchas veces cree que pudiera engañara a Dios, en las congregaciones cristianas muchos creyentes viven en la mentira, en la apariencia, en el engaño y cuando hacen tales cosas sus mentiras son dirigidas contra el Espíritu Santo, mienten y suben a los pulpitos en esa lamentable condición, mienten en los diezmos y roban a Dios, mienten a los lideres buscando excusas engañosas para no servir a Dios, para no tomar sobre todo compromiso con Dios y viven lejos de la comunión con Dios.

 

El señor a lo largo y ancho de la biblia reprueba la mentira, los reclamos que al respecto le hizo a Israel son los mismos que en tal caso le hace a la iglesia.

 

Éxodo 23:7 De palabra de mentira te alejarás, y no matarás al inocente y justo; porque yo no justificaré al impío.

 

Salmos 5:6 Destruirás a los que hablan mentira; Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

 

Salmos 101:7 No habitará dentro de mi casa el que hace fraude; el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.


Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 

 

Un pasaje que ilustra como ninguno lo que es mentir contra el Espíritu que es lo mismo que mentir contra Dios es el que se halla consignado en Hechos 5:1-11 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?  Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.  Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron.  Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido.  Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.  Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.

 

Las consecuencias de mentir en la naciente iglesia cristiana no son ignoradas por los creyentes de la Biblia, un terrible castigo que llevo a la muerte a los infractores y que de paso dio una tremenda lección a los otros creyentes y a una a los inconversos.

 

Introducir el engaño en  la iglesia, practicar la mentira es pecar contra el Espíritu Santo.  Andar en una vida de mentira vivir engañando a  la iglesia o en la iglesia o para entenderlo mejor en el evangelio es intentar engañar al Espíritu quien es el administrador poderoso de la iglesia. Esa es la condición de un gran número de creyentes en las congregaciones de hoy día que se han convertido en unos mitómanos de tiempo completo y viven bajo el desagrado de Dios.

 

Cristianos que aunque mienten ya si sentir vergüenza; cantan alabanzas, predican, dirigen congregaciones, tienen diaconados, y muchos a quienes no se les conoce sus secretos son tenidos como grandes hombres y mujeres santos la Biblia enseña cual será el fin para todos los mentirosos.

Apocalipsis 21:8 Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.

 

Es decir según las escrituras se irán al infierno, y por otra parte el mismo libro afirma que los mentirosos no entraran a la gloria eterna de Dios. 

 

Apocalipsis 21:27: No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. 

 

Apocalipsis 22:15: Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. 

 

Entristecer o Contristar al Espíritu Santo: Otro de los pecados que comete la iglesia y muchos cristianos en particular es contristar al Espíritu Santo, la palabra contristar significa afligir, compungir, apenar, apesadumbrar, entristecer.

 

Lo que indica el texto es que por causa del pecado en la vida de muchos cristianos el espíritu esta entristecido a causa del pecado de esta manera el espíritu santo está restringido, limitado en determinados creyente.

 

El contexto de Efesios es la narración de una lista de pecados que no deberían estar en el cristianismos pero que lamentablemente si están porque de lo contario el apóstol no advirtiera contra tales cosas dicho contexto pudiéramos ubicarlo a partir del versículo 17 del capítulo 4 de Efesios hasta el verso 29 y luego el 31. Efesios 4:17-29, 31. Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 
y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.  Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.  El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

 

La lista de pecados de este revelador pasaje incluye pecados de orden moral, pecados contra el prójimo sea creyente o no, pero en resumen todo ese pecado es contra el Espíritu de Dios cuya esencia es la santidad, por eso se le llama Santo y ese es su nombre. La razón que da el apóstol a los efesios y a todos los cristianos en general es que esa no es la manera en que se les ha enseñado o presentado Cristo el cual jamás pecó ni en él se halló engaño.

 

Pero tenemos que ubicarnos en este siglo XXI en donde ahora como nunca estas cosas son el común denominador de muchas congregaciones, de muchos llamados cristianos, entre los cuales se encuentran prestantes líderes cristianos a nivel mundial, o que han alcanzado cierto reconocimiento en sus países o ciudades de orígenes, todo esto a cusa de la falta verdadera del espíritu santo en muchos que aunque llamándose cristianos con sus hechos niegan a Dios y son y viven iguala los que jamás han conocido al Señor , ni este se les ha revelado Tito 1:16 Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra.

 

 

Hoy en este tiempo final de la iglesia los cristianos con tanto pecado que se ve se parecen menos a Cristo. Si nuestro cuerpo es templo, morada del Espíritu Santo debemos tener cuidado de no contaminarlo, de  no mancharlo.  El Espíritu es absolutamente santo, el pecado le es ofensivo, lo deshonra, lo entristece, lo contrista, y así no puede fluir en la iglesia, ni en lo creyentes en particular.

 

Apagar al Espíritu: Sbennumi es el término griego que traduce al españolapagar en referencia al Espíritu santo 1Tesalonicenses 5:19 No apaguéis al Espíritu, este es un consejo de parte de Dios en la pluma del apóstol pablo, para que el creyente primeramente no ofenda al Espíritu Santo, segundo para que goce de todas las maravillas que el espíritu hace en la iglesia y en cada creyente en particular, tercero para que no haya un extremismo al querer ser muy ordenado o convencional, termine por restringirse la acción y voluntad del Espíritu Santo en la iglesia. El Diccionario Expositivo De Palabras Del Antiguo y Nuevo Testamento Vine, define la palabra griega Sbennumi y el verso de 1Tesalonicenses 5:19 como el hecho de dificultar sus operaciones en el testimonio oral en las reuniones eclesiales de los creyentes La paz, el orden, y la edificación de los santos constituían evidencia del ministerio del Espíritu entre ellos 1 Corintios 14.26, 32-33,40¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación, Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas;  pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, pero hágase todo decentemente y con orden; pero si, debido a la ignorancia de sus caminos, o por dejar de reconocer, o rechazar someterse a, ellos, o por la impaciencia con la ignorancia o terquedad de otros, el Espíritu fuera apagado, estos felices resultados estarían ausentes. Porque había siempre el peligro de que los impulsos de la carne pudieran usurpar el lugar del poder del Espíritu en la asamblea, y que el esfuerzo de  reprimir este mal por medios naturales tuviera también el efecto de estorbar su ministerio. Es evidente que esta instrucción estaba dada con la intención de advertir a los creyentes en contra de imponer un orden mecánico en lugar de los frenos del Espíritu”.

 

Este pecado, esta acción contra el Espíritu santo suele pasar casi desapercibida, en la medida que no se le da mucha importancia en las congregaciones, muy poco se habla del caso, y en la mayoría de las veces las personas, congregaciones que incurren en esto ni siquiera se percatan. Pero la realidad y los hechos demuestran que eso está ocurriendo en la iglesia actual, hay poco deseos en los creyentes de tener la plenitud, la llenura, las experiencias del Espíritu Santo, lo que hace que se lleven vidas secas espiritualmente, congregaciones secas, sobre todo que es a lo que más apunta el contexto, congregaciones sin el don de profecía; como de los dones en general, lo cual hace de los cultos a Dios, reuniones monótonas, rígidas, carentes de la vida del Espíritu el peligro de todo eso, es que se está en un proceso que paso a  paso lleva a la persona al peligro de practicar las  obras de la carne, ya que al estar seco el creyente, ira cayendo paulatinamente en la rutina, luego se pierde el deseo por las cosas espirituales, pero en cambio se despierta el deseo por la cosas del mundo, los hábitos de la carne y luego viene el pecado como resultado de todo lo anteriormente descrito.

.

La Afrenta Contra el Espíritu Santo: El pecado contra el espíritu santo que nos ocupa ahora, es uno de los más terribles que pueden haber, solo comparado con el de la blasfemia que ya hemos tratado, este al igual que la blasfemia es hecho conscientemente, con voluntad, pero lo mas impactante de todo que este a diferencia de la blasfemia es cometido por cristianos, es decir personas que un día conocieron la verdad, la palabra y tuvieron experiencias con el Santo Espíritu.

 

Para poder entender a cabalidad lo que es la afrenta contra el Espíritu Santo y sus tremendas consecuencias empecemos por descubrir sus significado en la lengua original, el griego koiné basándonos nuevamente en el  Diccionario Expositivo De Palabras Del Antiguo y Nuevo Testamento Vine enubrizo, que se traduce en Hebreos 10.29 como afrenta ubrizo, utilizado transitivamente, denota ultrajar, afrentar, tratar de una manera insolente.

 

Es impresionante considerar los significado que la lengua bíblica arroja en torno a lo que significa afrenta aplicado en este caso al pecado contra el Espíritu Santo. Lo que nos indica son actos violentos, groseros, desafiantes contra el Espíritu Santo de Dios la cita escritural basándonos en Reina Valera 1960 dice de la siguiente manera: ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? 

 

Lo que denuncia el texto a los hebreos es toda una serie de infamias contra la obra de la redención, contra  el Hijo, contra el Espíritu santo, contra la sangre expiatoria de la salvación. La persona que ha caído en dicha situación ofende al Hijo o lo pisotea, en la medida que desprecia su sacrificio en el que un día creyó, pero al volver al pecado, a las prácticas de la carne su conducta indica que no le importa lo que Cristo hizo por él en la cruz.

 

Que tenga por inmunda la sangre del pacto indica que al reincidir en el pecado, desprecia, tiene en poco la sangre que un día lo lavó de sus pecados.

 

La afrenta contra el Espíritu que es el enfoque que queremos tener indica que cuando la persona regresa a sus viejas prácticas de pecado es un ataque que se le hace o se comete contra el Santo Espíritu, por el hecho que el moró en su vida, para habitarlo, un templo suyo, si tal persona se dedica a pecar obstinadamente en contra de la ley de Dios, vive como el peor de los incrédulos, como el peor de los impíos, no puede seguir siendo habitación del Espíritu, pues el tal con sus acciones lo ha echado de su vida.

 

 

Si no hay presencia del Espíritu Santo, hay obras de la carne.

 

 

Con respecto a la ausencia del Espíritu Santo, de su plenitud, de su fruto, de sus conocimiento, con respecto a los pecados que se suscitan contra el Espíritu como ya lo hemos enseñado, si esto ocurre en una congregación, o en la vida de un llamado cristiano; lo que vendrá en lugar de la gloria del Santo Espíritu serán las obras de la carne.

Obras de la carne que podemos ver, palpar en el cristianismo actual, en individuos en particular, actitudes anti-cristianas, engaños, hipocresías, peleas, divisiones, apostasía, herejías, orgullo, falta de perdón, soberbias, iras, son del diario vivir en el cristianismo, cosas que nadie que reconozca la realidad y sea sincero, las podría negar.

 

Para ilustrar lo que afirmamos usaremos el pasaje que habla sobre las obras de la carne, sobre todo recordando que las tales están en yuxtaposición a el fruto del Espíritu, que es lo que queremos demostrar, la contraposición de las obras carnales ante el fruto espiritual, por ello afirmamos en nuestro título, que si no hay fruto y presencia del Espíritu Santo, entonces sí estarán las obras de la carne en todo su apogeo.

 

Gálatas 5:19-21 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. 

 

Carta escrita a los cristianos en Galacia, y a todos los que se consideran como tal, lo cual nos indica de salida, que tales pecados no son ajenos a la iglesia, a los creyentes, y que ocurren dentro de nuestras congregaciones lamentablemente.

 

Phaneros es la palabra griega que en Gálatas se traduce manifiestas lo que indica  ampliamente conocidas, evidentes visibles. Para la palabra carne el termino griego es sarx, la carne moralmente hablando es la oposición a Dios. Es la naturaleza caída en el hombre no redimido, y en el creyente indica esos vestigios que aún quedan en el cristiano y contra las cuales debe luchar y vencer en el Espíritu.

Si no hay fruto del Espíritu si hay obras de la carne. Si hay una antítesis en la Biblia es la del fruto del Espíritu que hoy falta tanto en la iglesia y la obras de la carne que tanto abundan si no hay fruto hay mucha obra de la carne.

 

Adulterio: Moiqueia el acto mismo del adulterio la consumación del mismo en su más profunda esencia, de infidelidad al cónyuge.

 

Fornicación: porneia el acto sexual sin casamiento, pero también incluye toda clase de inmoralidad sexual.

 

Inmundicia: Akatharsia es la suciedad espiritual que lleva a la persona a toda clase de contaminación de la carne pero también de la mente.

 

Lascivia: Aselgeia exceso, licencia, ausencia de freno, indecencia, disolución; idolatría: Eidololatria, sacrificio a  los demonios y en la comunión con los demonios que ello involucraba. La idolatría, el pecado contra Dios por quitar su lugar y darlo a una imagen, la falta de reconocimiento de Dios y de gratitud hacia Él.

 

Hechicerías: Farmakia, primariamente la utilización de medicina, fármacos, encantamientos; después, envenenamiento; luego, brujería.

 

Enemistades: Ecthra, enemistados, separados, divididos.

 

Pleitos: Eris,  pendencia, contención.

 

Celos: Zelos, deseos posesivos exagerados.

Iras: Orge, cualquier impulso, o deseo, o disposición naturales; vino a significar ira, como la más intensa de todas las pasiones.

 

Contiendas: Eris, riña, contención, expresión de la enemistad.

 

Disensiones: Dicostasia, estar aparte indica división.

 

Herejías: jairesis una opinión; especialmente una opinión voluntariosa, que toma el lugar del sometimiento al poder de la verdad, y que conduce a la división y a la formación de sectas.

 

Envidias: Fthonos, sentimiento de disgusto producido al ser testigo u oír de la prosperidad de otros. Esta palabra siempre tiene este sentido malo.

 

Homicidios: Fonos, de un hecho concreto de matar, causar la muerte.

 

Borracheras: Methe, Denota embriaguez, borrachera habitual.

 

Orgías: Komos, desenfreno, lo que acompaña y es consecuencia de la embriaguez.

 

El final de esa horrenda lista de obras de la carne es contundente afirmando que los que hacen tales cosas no verán la vida eterna, sea inconverso, diga que es cristiano, tenga talentos, dones, ministerio, tenga prestigio, si anda en tales cosas es un hipócrita que irá a la condenación eterna.

 

 

 

DESAFÍO.

 

 

Ante todo lo que hemos denunciado acerca de la complicada situación espiritual de la iglesia de hoy día, tenemos que admitir que los verdaderos creyentes tenemos un desafío mayúsculo, monumental, frente a todas las terribles situaciones que hoy en día se viven se respiran en las congregaciones evangélicas.

Esos desafíos bíblicos son los que consideraremos para dar una culminación adecuada a este trabajo investigo sobre el Espíritu Santo y todo lo que le concierne, desafíos que son de todos los cristianos en absoluto pero que lastimosamente solo unos pocos están dispuestos a asumirlos, de nuestra parte esperamos que toda esta investigación sirve en esa dirección, sobre todo esta ultima parte sobre la problemática y desafíos de la iglesia en este tiempo difícil y final.

 

 

Andar en el Espíritu.

 

 

Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne Gálatas 5:16.

Lo primero que nos revela el texto es que el deseo de Dios es que andemos en el Espíritu, porque de esa manera, así, no le daremos satisfacción a la carne, que esta enemistada con él y que nos separa de su comunión, y lleva al hombre a la condenación de su alma.

 

Andar en el Espíritu es sencillamente es andar en obediencia, sometimiento sujeto al Espíritu, a las leyes y mandamientos de Dios que el Espíritu nos recuerda en esa intensa comunión que tengamos con él, ya que es él quien la inspiro, el mismo nos ayudara a entenderla y recordarla en momento se angustia, prueba y tentación.

 

Como cristiano continuamente se habrá que escoger entre los deseos de la carne o caminar de acuerdo a los deseos del Espíritu Santo. Al leer y obedecer la palabra de Dios el creyente es enseñado a caminar en el Espíritu Santo, velando por no pecar, pero también velando por agradar a Dios en todo así como el señor Jesucristo siempre fue guiado por el Espíritu y el mismo padre dio testimonio de sus absoluta obediencia.

 

El complemento de esto que venimos desarrollando es lo que se haya en la misma carta y en el mismo capítulo en el versículo 25 nos dice: Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. 

 

La meta máxima del cristiano verdadero debe ser vivir por el Espíritu, bajo Su guía y dirección, por su auxilio y ayuda y poder. Si un hijo de Dios vive así, nunca se rendirá a los deseos pecaminosos de la carne, a las tentaciones del mundo.

 

Gálatas 5:18 apunta también en ese camino. Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

En el texto la idea es de ser guiado o llevado por el Espíritu Santo en todos los aspectos de nuestra vida.

 

Romanos 8:13 muestra que el Espíritu en el cristiano hace morir, sujeta, somete las obras de la carne, lo que nos dice que si se puede vivir sin pecado, andando en el Espíritu para heredar la vida eterna. Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

 

 

Orar en el espíritu.

 

 

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos Efesios 6:18. El significado de orar en el espíritu según los textos originales se puede entender como: por medio de, con la ayuda de, en unión de, en este caso como lo sabemos se aplica a la oración que hace el creyente en el Espíritu. Esta verdad también la aplicamos al verso de la carta de Judas en el versículo 20, que es identifico en su idea al texto de Efesios.

 

Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo. Judas 20.

 

Otro verso que nos ayuda a entender esto globalmente se halla en la carta a los romanos indicando que en la oración el creyente es auxiliado por el Espíritu Santo, para hacerlo eficientemente.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Romanos 8:26.

Así se nos indica que el creyente no está solo en la oración y que si es sincero y esforzado, tiene la asistencia del Espíritu Santo, para que su oración tenga valor, poder, eficacia y sea agradable a Dios.

Todo esto indica, demanda disciplina, entrega, perseverancia, y hay que decir con tristeza que son muy pocos hoy  los cristianos que llenan esos requisitos, que presentan esas cualidades. Esta clase de comunión gloriosa, no solo es por la vida espiritual del que ora en el Espíritu, también lo es por los hermanos y se debe hacer en todo tiempo, sin desmayar y sin egoísmo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA IGLESIA FORTALECIDA POR EL ESPÍRITU SANTO, CON LA ESPADA DEL ESPIRITU, CON EL PODER DEL ESPIRITU, LA IGLESIA ANHELANDO EL REGRESO DE SU SEÑOR.

 

 

Los desafíos de la iglesia, los desafíos del pueblo de Dios, seguirán mientras este continúe en la tierra. Mientras la iglesia no haya sido arrebatada por su Señor para estar con él por la eternidad, esta debe seguir combatiendo en la fe, en el mundo, contra el pecado, siendo portadora de la luz de Cristo, pero todo esto jamás lo alcanzará sin el poder y la guía divina del Santo Espíritu por ello queremos finalizar haciendo estas últimas consideraciones. El cristiano no desmaya si tiene a plenitud el Espíritu.

 

Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecido con poder en el hombre interior por su Espíritu. Efesios 3:16.

 

El Espíritu fortalece con poder y gloria a los creyentes en sus interior, si es una promesa de Dios para sui iglesia esto debemos buscarlo.

 

El creyente tiene la palabra de Dios para vencer que es la espada del Espíritu.

 

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios. Efesios 6:17.

 

Tratando sobre la armadura de Dios para el cristiano la palabra del señor aparece como la única arma ofensiva para vencer contra la incredulidad, contra la duda, y llevar una vida victoriosa. Un llamado para que le cristiano valore más la Biblia y su contenido y sobre ella se edifique como sobre una roca que no se mueve, aunque vengan inundaciones y terribles pruebas. Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace, os indicaré a quién es semejante. Semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inundación, el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Lucas 6:47-48.

 

 

La iglesia necesita más poder del Espíritu.

 

 

Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

 1 Corintios 2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder.

 

 1 Tesalonicenses 1:5 pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.

 

La iglesia sabe y nunca debe olvidar que la conversión de los perdidos ocurre cuando se predica el mensaje de salvación, que es la palabra de Dios que convierte a los perdidos y les da la salvación, para complementar esta obra la iglesia debe estar llena del Espíritu Santo, obrando con prodigios señales y maravillas que confirman la palabra verdadera de Dios.asi lo vivieron los apóstoles y primeros cristianos así debemos vivirlo hoy los cristianos.

 

La iglesia con  el espíritu anhelan el retorno de Jesucristo.

 

 

Da vergüenza saber, oír, percibir que muchos creyentes no desean; con sus labios lo confiesan unos y en su corazón otros, no desean que el señor regrese aun, lo que demuestra lo mal que espiritualmente están, porque el espíritu pide que Jesucristo regrese y el que esté en el Espíritu debe tener la misma disposición, esa actitud es carnal en la medida que denota amor y apego a las cosas materiales y ningún deseo de lo eterno que permanece para siempre. El cristiano que ama a Dios desea la pronta vuelta de su señor y dice con el Espíritu como lo describe el Apocalipsis 22:17 Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente. Amén.